En esta historia estarían asociadas empresas formales extranjeras con bandas organizadas del crimen para robar parte del tesoro de oro negro mexicano.

La principal empresa paraestatal de México ha registrado pérdidas por 300 millones de dólares (poco más de 3,000 millones de pesos) desde el 2006 por el robo y tráfico en el que participan activamente las empresas estadounidenses, y -que a pesar de la incipiente defensa mediática que han iniciado algunas de ellas-, se ve muy cuesta arriba que puedan deslindarse de la acusación que ha enderezado en su contra Petróleos Mexicanos.

La cantidad del condensado robado ha llegado a ascender a 40% de toda la producción en el campo de Burgos, al norte del país.

Es la primera vez en la historia de Pemex que acude a los tribunales estadounidenses para enfrentarse a empresas de ese país; las acusa de ayudar y alentar el robo.

La demanda la interpuso Pemex ante la Corte Federal del Distrito de Houston, en Texas, luego de una amplia y bien documentada investigación realizada por la propia paraestatal, que hoy encabeza Juan José Suárez Coppel.

Y en la presentación de la demanda, está el reconocimiento implícito por parte de Pemex de que en la medida en que continúe el entramado de empresas formales del extranjero que financian a bandas organizadas del crimen, persistirá el robo de condensados.

La empresa afectada directamente es la subsidiaria Pemex Exploración y Producción (PEP), que incluso ha tenido que aplicar un programa para combatir el robo y contrabando de condensados que se extraen de forma ilícita en las instalaciones de la Cuenca de Burgos, ubicada al norte del país y que comprende los estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

La investigación realizada por la paraestatal, reveló que las empresas BASF Corporation y Murphy Energy Corporation han participado y alentado el tráfico ilícito en Estados Unidos del condensado robado.

Otras empresas involucradas son Valley Fuels y US Petroleum Depot Inc., así como Trammo Petroleum. Esta última además es reincidente en el delito del robo de condensados a Pemex.

El año pasado se detectó que a raíz de la venta de este producto robado obtuvo ganancias superiores a los 2 millones de dólares, mismos que fueron rembolsados a Pemex.

El robo de condensados, que son materia prima para la industria petroquímica y química, también permite adulterar y/o rebajar las gasolinas por parte de la delincuencia organizada.

Hay que recordar que en diciembre del año pasado fuentes estadounidenses revelaron que durante el 2009, ejecutivos de cuatro compañías de Texas admitieron ser culpables de conspirar para recibir y vender millones de dólares en petróleo robado en México.

Los ladrones de los hidrocarburos que produce Pemex extraen el producto directamente de los ductos por los que la empresa los traslada en el interior del país desde las zonas de extracción hacia las áreas de procesamiento y de consumo.

Las autoridades de Pemex y la policía mexicana han denunciado que en el robo han participado organizaciones delictivas como Los Zetas, que también se dedican al narcotráfico y a la trata de personas.

Pemex revela en la demanda respectiva, nombres, llamadas y cantidades de dinero intercambiados en el robo que han realizado las empresas acusadas.

La demanda de Pemex en Estados Unidos es muy firme.

CUENTOS VERAS

El presidente del Comce, Valentín Diez Morodo, conminará al gobierno mexicano, a petición de sus agremiados, a revisar tratado por tratado de libre comercio firmado por México con otros países. El diagnóstico es que se tiene déficit comercial en 23 de los 45 países con los que México tiene un TLC.