Petróleos Mexicanos vive horas, días o quizás semanas que marcarán su destino.

Luego de que el gobierno mexicano hizo público el Plan de Negocios de la petrolera, las agencias calificadoras internacionales tienen la última palabra.

El Plan de Negocios de Pemex es “más de lo mismo”. Es exactamente lo que ya había anunciado en sus dos primeros programas de rescate de la petrolera.

Además se basa en el apoyo económico del gobierno mexicano, no considera las inversiones privadas internacionales y, aunque es positiva la reducción de la carga fiscal, resultará insuficiente frente a la magnitud de recursos que necesita Pemex.

En cambio anuncia que Pemex explotará petróleo en aguas someras y en tierra firme, y permitirá la inversión privada, pero sólo a través de contratos de servicios.

Lo que preocupa a los expertos en energía es que tales campos no permitirán alcanzar las metas de elevación de producción petrolera que el propio gobierno se está proponiendo alcanzar.

Y los contratos de servicios son muy limitados y fracasaron en el pasado reciente.

El foco de atención está centrado en la agencia Moody’s que, desde la presentación del primer plan de rescate de Pemex, decidió extenderle “el beneficio de la duda”.

Fitch, en cambio, degradó los títulos de la petrolera a “bonos chatarra”.

Si Moody’s decidiera degradarlos también, sería catastrófico para Pemex y eventualmente para la calificación crediticia de México.

Plan, lo que no contiene

El Plan de Negocios de Pemex preocupa a los analistas por lo que contiene, pero sobre todo por lo que no contiene.

Lo que no contiene es la continuación de las rondas petroleras y las licitaciones correspondientes que permitan la participación de las grandes firmas petroleras internacionales con sus voluminosos capitales y tecnología de punta.

El Plan de Negocios de Pemex tampoco contiene los farmouts o los esquemas de asociación y alianza de Pemex con inversionistas extranjeros.

Y tampoco contiene la decisión de continuar la explotación de petróleo en aguas profundas, precisamente en donde existen los mayores yacimientos de crudo.

Estos tres elementos son indispensables para atraer de inversiones extranjeras los alrededor de 20,000 millones de dólares que se requieren para la exploración y explotación de petróleo en aguas profundas.

Son recursos muy superiores a los 141,000 millones de pesos que planea inyectar a Pemex el gobierno mexicano en este año 2019 y los próximos 2020 y 2021.

La inexistencia de estos canales de atracción y aprovechamiento de capitales internacionales preocupa, porque los recursos presupuestales para realizar lo que el gobierno lopezobradorista ha denominado como el rescate de Pemex es simple y sencillamente insuficiente.

Mercados, fría reacción

Las señales inmediatas de los mercados marcaron una reacción fría, negativa.

El peso lo reflejó en su cotización frente al dólar con una fuerte caída de 0.62% u 11.7 centavos. Cotizó alrededor de 19.09 pesos por dólar, y cerró como una de las divisas más depreciadas entre los principales cruces del dólar y entre las divisas de economías emergentes.

Y los bonos de la petrolera elevaron el rendimiento que pagan a los inversionistas.

El rendimiento del bono de referencia de Pemex 2027 aumentó 8 puntos básicos, o 0.08 puntos porcentuales, a 6.84 por ciento.

El escenario más pesimista apunta hacia la degradación crediticia de Pemex y, peor aún, de la nota soberana. El Plan de Negocios de Pemex resultó tardío e insatisfactorio frente a las expectativas de las calificadoras.

Los analistas de Citigroup, que encabeza el mexicano Ernesto Revilla, resumieron su diagnóstico frente al Plan de Negocios de Pemex en una frase lapidaria: “es una cuestión de tiempo” que las calificadoras bajen la calificación de Pemex y de los bonos soberanos.

Lo que contiene

Pero también preocupa lo que contiene el Plan de Negocios de Pemex.

La presunción de que modernizará a Pemex y garantizará su viabilidad financiera.

Reitera la percepción de este gobierno de que la reforma energética fue un rotundo fracaso.

Y reitera el apoyo del gobierno de México a Petróleos Mexicanos mediante una reducción gradual de su carga fiscal.

La expectativa gubernamental choca de frente ante las expectativas de calificadoras y analistas que consideran que el plan no garantiza la viabilidad financiera de Pemex, el rescate es insuficiente y la reducción fiscal de Pemex presionará las finanzas públicas.

ATISBOS

AUSENCIA. Aunque se explica la ausencia del secretario de Hacienda, Arturo Herrera, en la conferencia de prensa mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, porque todavía tiene que ser ratificado en su cargo por la Cámara de Diputados, llamó la atención lo que dijo el director de Pemex, Octavio Romero: que no habían podido ver al nuevo secretario por su complicada agenda, pero que durante la junta del consejo de administración había estado su representante, que aprobó el Plan de Negocios de Pemex.

DESIGNACIÓN. Juan Pablo Newman fue designado director general de la Afore XXI Banorte, la más grande de Latinoamérica. Newman es del ITAM y fue titular de la Unidad de Crédito Público de la SHCP, tesorero de Nafin y director corporativo de finanzas de Pemex en las dos administraciones pasadas.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.