Pejenomics —o sea, la propuesta económica de AMLO— se mantiene en la indeterminación y como se verá en esta entrega, también en la contradicción. Para empezar, en el último debate AMLO volvió a insistir en que promete un cambio de política económica. ¿En qué consiste ese cambio de política? ¿De verdad lo están proponiendo o es puro jarabe de pico para ganar tiempo y mantener engañados a los electores? Todo hace pensar que es mucho de esto segundo. Así, me permito citar un documento intitulado precisamente Pejenomics de la autoría de los asesores económicos más cercanos a ese candidato (Esquivel, Márquez, Urzúa y Seade).

Mas que un programa de política económica, el documento Pejenomics contiene una lista larga de buenos deseos y objetivos, pero en general no se hacen explícitos los procedimientos con los cuales esas metas se piensan alcanzar. Una excepción digna de notarse es cuando esos autores hablan de que se va a buscar el “saneamiento de las finanzas públicas” (p.2) y se va a “aplicar una política de cero endeudamiento y baja inflación” (p. 4). No puedo más que celebrar ese anuncio. Sin embargo, hago también ver que con esa declaración se le quita a la propuesta económica del populismo su primera y más notable palanca instrumental que es la del keynesianismo activista mediante un expansionismo fiscal y monetario permanente. ¿Pero si es así, por primera vez, dónde está el cambio de estrategia que promete AMLO?

Y a mayor abundamiento: si como se proclama en el documento además de que (sic) “AMLO no quiere nacionalizar empresas” como tampoco busca la “estatización del ámbito privado”, queda desactivada ¡gracias a Dios!, otra de las falanges del proyecto del populismo que es el del impulso al estatismo económico. Y continuando en esa línea, en Pejenomics también se menciona que “el proyecto de AMLO no está contra la globalización” además de que se señala que “a algunos empresarios les preocupa el intervencionismo”, dando a entender que no lo habrá en el proyecto económico de ese personaje. Con esas dos declaraciones se está diciendo implícitamente que se apoya la apertura comercial, a la vez de que se contradice abiertamente la promesa de AMLO de que se bajará el precio de las gasolinas. Nuevamente: ¿dónde está el cambio de modelo? O tal vez lo que traen en mente es nada más distraer y engañar en espera de que nadie se dé cuenta.

BrunoDonatello

Columnista

Debate Económico