Porque tanto brinco si el suelo esta parejo. Si los mexicanos tenemos opciones de no chutarnos un debate acartonado, mediático e insípido, como han sido las campañas políticas de La Jefa’’, Josefina Vázquez Mota; El Astroboy’’, Enrique Peña Nieto; El Amoroso’’, Andrés Manuel López Obrador y El Maistro’’, Gabriel Quadri, por qué rasgarse las vestiduras.

La Constitución, desde su primer artículo, nos dota de todas las garantías, nada más por ser mexicanos en 135 artículos. Sólo hay una obligación, que se tiene que cumplir a producto de huevo de gallina’’: el pago de impuestos. Entonces por qué obligar a más de 112 millones a ver, oír y tragarnos sus yo’’, firmare’’, soy el verdadero’’ o cuento contigo’’.

¡Caray!

Esas son nuestras garantías. El que no quiera ver el debate, cuenta con canales de paga desde el vara-vara hasta los ¡híjole! Para que tantos. Si no puedo ver uno, menos todos. Son un chi ’’ y además, no alcanza el tiempo. Ellos igual repiten programas y ponen tantos comerciales, como la televisión abierta.

Los únicos canales que están obligados, por la Carta Magna, normas y leyes, son los Canales 11 y 22. Pero, si por sus directores estuviera. Les apuesto que harían lo mismo que el soberbio dueño de Televisión Azteca, Ricardo Salinas. El propietario de Televisa, no ha dicho nada, solo ordenó.

Hay algo común entre ellos. Los canales estelares como el 5 y 7, no serán utilizados para pasar el debata el próximo domingo 6 de mayo, porque uno va a pasar el partido de fútbol Monarcas’’ Morelia y Tigres’’ de la Universidad de Nuevo León y Televisa, tiene todo el derecho a pasar lo que se le dé la gana.

Si hubiera sido ese día transmitir el partido Tuzos’’ del Pachuca y Águilas’’ del América, claro que Televisa, haría lo mismo. A fin de cuentas, los empresarios siempre ganan y sus intereses comerciales están firmes.

Ahora que se rayen algunos Consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE), que las actitudes de las televisoras ponen a prueba su vocación democrática’’.

Que le bajen. Porque ni ellos, que cobran tanto, han garantizado esa vocación democrática a los mexicanos hasta el momento.

Aceptaron, lo que legisladores –Diputados y Senadores- aprobaron. Y si, pensando ¡he! Que no se me da mucho. Si hubieran impugnado ¿Qué hubiera pasado? Tal vez algo.

Ellos también están al servicio de los poderes. Entonces, los que quieran ver el partido a las 20:00 horas del domingo u otro programa, es una voluntad personal, sustentada en la Constitución.

Hagamos un ejercicio. Los cuatro que van por la silla Presidencial, se van a echar caca’’.

Saben, no presentarán pruebas. Porque los tres partidos que nos han gobernado. Dos con todo el poder de la República, como son el Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN), los votos de nosotros los han echado’’ del poder.

El otro. Las izquierdas, dicen que antes eran uno mismo y sólo tiene el poder en la Ciudad de México y otras entidades que no les fue muy bien e incluso los llevó a levantar la ropa’’ de sus amasiatos’’ y hoy se pelean solos.

Pero los votantes no olvidamos. Muchos de ellos, tanto del PAN y PRD, de los otros no nos ocupamos -porque son más trompudos que puercos’’- se agacharon’’, simplemente por obtener el poder. Pero que creen, muchos eran del PRI.

COMMODATO

Tiene razón el presidente Felipe Calderón. Que todos le han cuestionado su estrategia contra el crimen organizado y cárteles de la droga, que, claro, le ordeno Estados Unidos, aunque no acepto que dijo guerra’’, porque solo lo han cuestionado, pero no le dieron opciones o propuestas.

Cierto. Él tampoco los escucho. Lo dice ya que casi termina su mandato, aun cuando se sentó en la misma mesa de varios líderes de organizaciones civiles y sociales, o ya se le olvidó: ¡Si no pueden, renuncien!’’.