A pesar de que México ofrece mayor facilidad para hacer negocios, según el último ranking Doing Business que elaboran International Finance Corporation y The World Bank, para los inversionistas extranjeros pesan más otros factores a la hora de establecer su estrategia de expansión, lo cual le costó la salida del top ten de las naciones más atractivas para crecer.

De acuerdo con la Encuesta Global Anual de CEO realizada por PricewaterhouseCoopers (PwC), México se posicionó en el peldaño número 12, cuando un año atrás se ubicó en el casillero ocho.

¿Cuáles fueron las causas que ocasionaron ese retroceso? La consultaría las explica tan claro, que prefiero citarla de manera textual: Debido a la falta de reformas, el año político, a la existencia de monopolios en algunos mercados clave, al recuento de la influenza, al tema de la delincuencia organizada y a los temas que se vayan acumulando .

De los 1,258 directivos entrevistados por PwC en el orbe, sólo 45 mencionaron a México como un país atractivo para crecer en los siguientes 12 meses. Sí, leyó bien, sólo 45, es decir, 3.6 por ciento. En la encuesta del año pasado, 70 CEO apostaban por nuestra economía, equivalente a 6 por ciento.

Lo que quiere decir que en tan sólo el último año 25 ejecutivos de talla internacional perdieron interés en México, aun cuando es más fácil hacer negocios.

China, Estados Unidos, Brasil, India, Alemania, Rusia y Reino Unidos repitieron en los primeros siete lugares. Francia subió del peldaño nueve al ocho, y en el nueve y 10 se incorporaron Japón y Australia.

Para 73 de cada 100 inversionistas mexicanos, el incierto crecimiento económico es el principal riesgo para la expansión de su empresa. Destacaron también la volatilidad del tipo de cambio, así como los sobornos y la corrupción.

Efectivamente, 64 de cada 100 ejecutivos entrevistados por PwC temen que su crecimiento se vea afectado por casos como del que se acusa a Walmart de México y Centroamérica: prácticas de soborno, a las que –por cierto- el presidente Felipe Calderón calificó como "indignantes .

Las deficiencias estructurales, así como los problemas económicos y sociales terminaron por cobrarle factura al país. ¿Qué anda mal en México?, se cuestiona PwC y, por supuesto, nos preguntamos todos. ¿Ustedes qué piensan?