Las recientes decisiones que han adoptado las autoridades en telecomunicaciones y la Comisión Federal de Competencia han dado lugar a un sinnúmero de especulaciones sobre si se trata de una cuestión política de la actual administración en contra de Telmex y Telcel. Nada de eso. Es simplemente el reflejo de un importante número de temas que no han sido suficientemente atendidos en este importante sector desde el 2001.

Sorprende que algunos despistados se hagan los sorprendidos. Como si casi 20 años de regulación laxa no les hubieran sido suficientes para darse cuenta de que hay un agente económico al que la realidad de la regulación efectiva nunca alcanzaría. Que nadie se asuste, no son ases bajo la manga o conejos que la autoridad sacó de la chistera; son simplemente acciones que hace tiempo debieron haber empezado a tomar las autoridades del sector. En todo caso, lo que sorprende es por qué no se habían tomado antes.

Un ejemplo concreto de ello es la decisión adoptada por la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) al resolver sendos desacuerdos de interconexión entre Telmex y diversos operadores. Estableció, por enésima vez, que el servicio que Telmex cobraba a diversos operadores para llevar tráfico de larga distancia de estos a zonas donde esos operadores no tienen presencia es simple y llanamente un servicio de interconexión.

Esta decisión fue esbozada desde octubre del 2000 por la Cofetel, en ese entonces, encabezada por Jorge Nicolín. Se sabe que después lo volvieron a intentar en el 2006 y en el 2008, infructuosamente, claro, porque de inmediato Telmex recurrió al amparo y obtuvo las suspensiones correspondientes.

Ahora bien, la diferencia con las ocasiones anteriores es que después del fallo de la Suprema Corte, que determinó que las resoluciones de la Cofetel en materia de interconexión no pueden ser suspendidas por vía del amparo, el escenario cambia radicalmente para Telmex y sus competidores. Para empezar, Telmex deberá asumir durante un buen rato, al menos hasta que se resuelva el fondo de los juicios -que seguramente interpondrá-, que deberá cobrar cerca de 95% menos de lo que venía cobrando injustificadamente a sus competidores.

Ahora, los demás operadores tienen frente a sí el desafío de trasladar a las tarifas de larga distancia y a los usuarios, por supuesto, ese menor costo que tendrá la mezcla de llamadas que se cursan a través de sus redes.

Lo ideal para que el sector telecomunicaciones perciba al regulador como una autoridad con credibilidad es que actúe con transparencia y que sea consistente en la adopción de sus decisiones. Con el paso del tiempo, podrá generar una reputación como una autoridad transparente, consistente y creíble. Ahí radicará su eventual éxito. Por ello, será crucial que las resoluciones más recientes en materia de interconexión no se queden en comunicados de prensa, sino que se conviertan en instrumentos de dominio público.

Otra forma en la que las autoridades ganarán en credibilidad es deslindar responsabilidades en la escandalosa actuación de diversos funcionarios, tanto en el ámbito de la Cofetel como en el de la propia Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), en particular, por la sospechosa omisión que dio lugar a la figura de la afirmativa ficta en diversos temas. Ahí está la afirmativa ficta a Telmex por el servicio de televisión restringida, pero también está la afirmativa ficta que emanó de la SCT en noviembre del 2008, por la que Telmex logró frenar los planes de la Cofetel para consolidar un importante número de Áreas de Servicio Local. Lo anterior impidió a miles de familias mexicanas lograr ahorros en sus recibos telefónicos por cerca de 400 millones de pesos por mes. No en balde el entonces Secretario, Luis Téllez, montó en cólera en esas fechas al conocer sobre tal afirmativa ficta.

Tweets, al aire. 1) El debate sobre la interconexión y la resolución sobre el sistema de precios tope de Telmex, sendos retos de inicio para Alexis Milo. 2) Se dice que la semana pasada, el titular de la SCT y los cinco comisionados de la Cofetel fueron amenazados en grupo con ser llevados a juicio. ¿Por quién?

*El autor es Diputado federal. Presidente de la Comisión de RTC y Secretario de la Comisión de Comunicaciones.