El paquete económico del gobierno mexicano para el 2021 tendrá una característica: la estrechez. 

Entendida la estrechez como un “aprieto” o “apuro” por falta de recursos económicos, esa es precisamente la palabra que mejor define el paquete económico para el próximo año. El gobierno tendrá que “planear” y “programar” la ruta económica. Lo hará en medio de la espesa niebla de la incertidumbre, luego de una caída profunda de su economía; el aumento de la deuda al 60% del PIB; con el déficit más alto en 30 años y, sin ahorros para contingencias. 

El paquete económico, hay que recordarlo, incluye la Ley de Ingresos, el Presupuesto de Egresos y los Criterios Generales de Política Económica. 

Al secretario de Hacienda, Arturo Herrera, le toca presentar, en medio de un escenario de elevada incertidumbre para el mundo y para México: el cáculo de lo que va a recaudar, de lo que va a gastar y sus proyecciones sobre las principales variables económicas. La inédita circunstancia que ha provocado la pandemia mundial incluye una expresión que es veneno puro para los economistas, los inversionistas y los empresarios: la incertidumbre. La falta de certeza acerca del futuro es lo que predomina. La pandemia del coronavirus y la falta de una vacuna implican enormes riesgos para la toma de decisiones. 

Eso, por lo que toca al escenario pandémico mundial.  

Más la circunstancia específica de la economía mexicana: hundida en la peor recesión registrada en casi  un siglo. 

La economía mexicana avanza hacia el 2021, con la posibilidad de que la presencia del Covid-19 se extienda hasta el final del próximo año. 

Y con la probabilidad de rebrotes del virus que pudieran obligar a una reapertura económica a menor velocidad o en el extremo un nuevo freno por un eventual confinamiento. 

Pero lo más difícil es que el próximo año, el gobierno mexicano, como lo reconoció el titular de las finanzas públicas, no tendrá “guardaditos” o ahorros que le permitan paliar la difícil circunstancia. 

Este año prácticamente se habrán agotado el Fondo de Estabilidzación de Ingresos Presupuestarios (FEIP); el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF) y se habrá  avanzado en el uso y de los recursos que concentran los fideicomisos. Para decirlo en términos gráficos, el gobierno de México enfrentará el 2021 sin asideros. 

El propio Herrera ha dicho que todavía viene lo peor, precisamente porque el gobierno transitará sin “amortiguadores” el año siguiente. Estará prácticamente indefenso y vendrá de una caída profunda de -10%, con una deuda de alrededor del 60% del Producto Interno Bruto, con escasa posibilidad y, nulos deseos, de pedir préstamos. Además, tendrá enormes presiones por el costo de sus programas sociales, sus proyectos de infraestructura y los fardos tradicionales en las finanzas públicas: el servicio de la deuda y el creciente peso de las pensiones. 

Por si fuera poco, el confinamiento y el profundo daño a la economía cambiaron radicalmente las expectativas del gobierno mexicano en todas sus proyecciones de ingresos y gastos, que lo llevaron de una proyección original de un superávit a un déficit, que rompió el balance primario positivo desde el 2017. 

Por eso, para contar con recursos para el 2021, entre el partido Morena y el gobierno mexicano se está buscando concretar tres alternativas: reducir las prerrogativas de los partidos, tomar los recursos de los fideicomisos y recuperar el remanente de Banco de México. La vía de una reforma fiscal o una reestructura fiscal está cancelada. La posibilidad de aumentar la deuda continúa proscrita. Y la cancelación o postergación de las obras insignia de la cuarta transformación, es impensable. 

El paquete económico para el 2021, es un desafío mayúsculo. 

Y lo que viene hacia adelante, seguirá siendo parte de lo peor. 

Al tiempo. 

Atisbos

EMPLEO.- Destacan las entidades norteñas en generación de empleos. Y de entre ellas, Tamaulipas gobernada por Francisco García Cabeza de Vaca con la creación de 5,416 empleos en julio, se colocó en cuarto lugar nacional.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.