El 2020 comienza con incertidumbre a nivel geopolítico ante el deterioro en las relaciones de Estados Unidos con el Medio Oriente y la creciente posibilidad de un conflicto armado.

Sin embargo, desde el punto de vista económico el 2020 empieza con menor incertidumbre que el 2019. Por un lado, el año comienza con un panorama más claro sobre el rumbo de la política monetaria en Estados Unidos, donde se espera que las tasas se mantengan sin cambio.

Esto contrasta con un 2019 que comenzó con una Fed aparentemente empeñada en realizar hasta tres incrementos de 0.25% cada uno y que finalmente acabó realizando tres recortes de dicha magnitud, dando una increíble vuelta en U al ciclo de normalización que había acelerado en el 2018 y que el mercado temía que podría detonar una recesión en el 2019.

Por otro lado, el 2020 también empieza con menor incertidumbre en el frente comercial después de que EU y China llegaran a un acuerdo fase 1, que debe firmarse en los próximos días.

Aunque el acuerdo es bastante limitado, por lo menos contempla la eliminación de algunos aranceles impuestos por Estados Unidos a China y elimina parcialmente la incertidumbre sobre nuevas barreras comerciales.

El 2020 también comienza con los mercados asignando una mucho menor probabilidad de recesión para una economía de Estados Unidos que aguantó los embates de una recesión en el sector manufacturero y que, impulsada por un mercado laboral en pleno empleo y una política monetaria favorable, mantiene una perspectiva de crecimiento sólida.

A pesar de la incertidumbre generada por la reciente escalada en las tensiones en el Medio Oriente, la mayoría de los especialistas espera una recuperación en el ritmo de crecimiento económico global de un estimado de 3.0% en el 2019 a 3.3% en el 2020.

Aunque dicho ritmo es menor a 3.7% observado en el 2018, la expectativa de aceleración con respecto al 2019 está apoyada en la implementación de políticas monetarias expansivas por la mayoría de los principales bancos centrales y por la relajación de las tensiones comerciales.

En Estados Unidos, el consenso de especialistas espera una desaceleración de un nivel cercano a 2.3% en el 2019 a una cifra cercana a 2.1% en el 2020, pero asignando probabilidad de recesión menor a 20 por ciento.

En el caso de la segunda economía más importante del mundo, China, el crecimiento debe continuar desacelerándose de 6.0 a 5.8%, pero el acuerdo comercial con EU debería contribuir a que la desaceleración sea limitada y ordenada.

En el caso de Europa, los especialistas esperan una ligera aceleración en el crecimiento a niveles ligeramente superiores a 1% con Alemania e Italia saliendo de una recesión en la primera mitad de este año.

En Japón, el crecimiento del PIB podría bajar de niveles de 0.9 a 0.5% ante el incremento en impuestos llevado a cabo en octubre. Con estas cifras, queda claro que la aceleración del crecimiento global se deberá principalmente a las economías emergentes.

El panorama económico para este año pinta mejor, pero todavía hay importantes riesgos al crecimiento en el ámbito geopolítico.

Joaquín López-Dóriga Ostolaza

Socio Director de Estructura Partners

Sin Fronteras

Desde 2009, el Sr. López-Dóriga es Socio Director de Estructura Partners, una consultoría especializada en fusiones y adquisiciones, así como en estructuración de operaciones de financiamiento vía deuda y capital.

Es egresado de la Licenciatura en Economía de la Universidad Iberoamericana, donde se graduó con mención honorifica y el promedio más alto de su generación, y cuenta con una Maestría en Economía de la London School of Economics, donde fue distinguido con la beca British Council Chevening Scholarship Award.