De acuerdo con información del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), el 2010 ha sido el más lluvioso desde 1966, con un volumen de precipitación de 962.1 milímetros. En tanto, el 2011 es considerado como uno de los años más secos en la historia. El volumen de lluvia fue de 697.2 milímetros, es decir, una reducción de 27.5% respecto del año previo, y de 3.1% respecto del volumen promedio histórico (1941-2011).

A noviembre del 2012, el avance nacional en el volumen de lluvias reportado por el SMN indica un volumen de 724.1 milímetros. De esta forma, se esperaría que el volumen total de precipitación en este año sea ligeramente superior que el promedio histórico, reportado de 719.5 milímetros.

Durante el 2011, en la región norte del país (Coahuila, Chihuahua, Durango, Sonora y Zacatecas), el volumen de precipitación disminuyó significativamente, en comparación al promedio histórico (1941-2011). Afortunadamente, de acuerdo con el avance de precipitación a noviembre respecto del promedio histórico, esta situación se revirtió.

Así, la lámina anual de lluvia se incrementó 12.8% en Coahuila y fue 13.1% superior en Chihuahua. En Durango, se presenta una reducción de 15.5%, una baja de 7.6% en Coahuila y una disminución de 13.0% en Zacatecas.

Es importante destacar la importancia que tiene un volumen favorable de precipitación para el desarrollo productivo de dicha región.

Por ejemplo, la superficie agrícola sembrada durante el ciclo otoño-invierno en dichos estados ha representado, en conjunto, durante los últimos cinco años, 14.6%, en promedio, del total de la superficie agrícola sembrada en ese periodo en México.

En tanto, la superficie agrícola sembrada durante el ciclo primavera-verano ha representado, en promedio, 24.0% del total de la superficie sembrada en el país.

Por su parte, respecto de las actividades ganaderas en los últimos cinco años en las citadas entidades se ha concentrado, en conjunto, 18.5% del inventario ganadero de bovino de carne, es decir, 5.5 millones de cabezas de un total de 29.8 millones.

A su vez, se ha concentrado, en conjunto, 36.3% del inventario ganadero de bovino leche, es decir, 852,000 cabezas de un total de 2.3 millones.

Por todo lo anterior, la zona norte del país representa una zona con gran potencial agropecuario, pero también una muy sensible a fenómenos climáticos como lo son las sequías y heladas.

Es por ello que el desarrollo en la tecnología de infraestructura hidráulica tiene que transferirse a todos los productores nacionales con la finalidad de producir más con menos.?

*José Ramón Ojeda Ledesma es especialista de la subdirección de Evaluación de Programas de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]