La dignidad de la persona es el concepto más importante en los documentos básicos y en los discursos del Partido Acción Nacional (PAN) desde su fundación en 1939.

Ahora es el concepto que están usando los panistas para cuestionar los procesos internos de elección de candidatos, en esta mutación que sufrió Acción Nacional de ser un partido opositor con militantes libres, a un partido con militantes pendientes de las recompensas que se encuentran en los cargos públicos y las prebendas del poder.

¿Qué dignidad se confiere a las personas que son acarreadas a los actos políticos? Vine a algo de Sedesol, porque viene el Presidente ; vine a la fiesta por el Día Internacional de la Mujer ; ¡pues a una corrida de toros! , fueron las respuestas encontradas por la reportera Adriana Esthela Flores a asistentes a la toma de protesta de Josefina Vázquez Mota el domingo 11 de marzo.

El reciente proceso de elección de candidatos ha dejado decenas de panistas lastimados porque han quedado excluidos en sus aspiraciones como candidatos, pero también hay reclamos auténticos que cuestionan cómo Acción Nacional se ha ido convirtiendo en el partido que criticaban décadas atrás. Una de esas voces es la de Manuel Clouthier, hijo del Maquío, el candidato presidencial en 1988.

Ahora Manuel Clouthier hijo dice que si su padre viviera, lucharía en contra de las prácticas del viejo régimen priista que ahora se han mimetizado en Acción Nacional.

Lía Limón, diputada local en el Distrito Federal y aspirante a la jefatura delegacional de Miguel Hidalgo, renunció el 19 de marzo al PAN luego de denunciar que una pandilla de cuatreros se había apoderado de su partido en su demarcación. Tales críticas se reproducen por miles en todo el país.

Las imágenes que se captan en los mítines panistas de la actualidad no tienen nada que ver con los actos blanquiazules de quince años atrás. En Jalisco, la mayoría de los asistentes a los mítines de los precandidatos panistas acudían o bien por formar parte de un grupo político que les ofrece chamba, o bien para asistir a la comida que se regala en el lienzo charro donde se lleva a cabo la fiesta.

La mutación fundamental en las formas de hacer política al interior del PAN consiste en que la militancia libre, que luchaba por convicción por un cambio de régimen, se transformó en militantes interesados en convertirse en políticos profesionales o, de perdida, estar cerca de un político que va a ofrecer una chamba en un gobierno. Esta mutación se observaba en Jalisco desde hace doce años y ahora se ha ido extendiendo a todo el país desde 2005, en la elección interna que ganó Felipe Calderón.

Las críticas a los procesos internos de este año no hacen sino confirmar que el PAN ya no es lo que era y que la forma partido resulta ahora totalmente inviable para hacer las cosas de manera decente y correcta en una política que aspire a un bien común. Quien piense lo contrario o es un iluso o un cínico.

[email protected]

@rmartin1011