Los estrategas de la campaña de Andrés Manuel López Obrador (Morena-PT-PES) tuvieron la idea de generar, desde el inicio de la contienda y después de 18 años de buscar la Presidencia, la percepción de que él estaba arriba en las encuestas y que en esta ocasión sería imposible derrotarlo.

La estrategia ha funcionado y hay un grupo importante de ciudadanos que piensa que López Obrador “ya ganó”. Está constituido por sus simpatizantes de siempre, por adeptos nuevos de las últimas semanas y también por algunos periodistas y comentólogos.

Fundan su posición en que el candidato de Morena-PT-PES aparece en primer lugar en todas las encuestas. Es un dato que también reconoce la campaña de Ricardo Anaya (PAN-PRD-MC), pero no acepta que eso necesariamente ya indique el resultado del día de la jornada electoral.

Eso en razón de que en el tracking telefónico diario, la encuesta que la campaña hace todos los días, los números señalan que la elección todavía no está definida y que por lo mismo el resultado sólo se sabrá el domingo 1 de julio.

El tracking contempla 700 llamadas telefónicas diarias a nivel nacional. El 20.6% de las llamadas no se contesta. El índice de confianza es de 95 por ciento. A continuación se ofrecen los datos de la preferencia bruta del viernes 7 al viernes 15 de junio.

En los nueve días contemplados, López Obrador pasa de 39.8% a 33.3% en la intención de voto. Pierde 6.5 puntos. Ricardo Anaya pasa de 25.0 a 24.5 por ciento. Pierde 0.5 puntos. Y José Antonio Meade pasa de 14.9% a 16.4 por ciento. Sube 1.5 puntos.

El 7 de junio, hace 12 días, la diferencia entre López Obrador y Anaya era de 14.8 puntos y entre López Obrador y Meade de 24.9 puntos. Y la existente entre Anaya y Meade de 10.1 puntos.

Al día 15 de junio, el pasado viernes, la diferencia entre López Obrador y Anaya era de 8.8 puntos y entre López Obrador y Meade de 16.9 puntos. Y la existente entre Anaya y Meade de 8.1 puntos.

En todas las encuestas al sumar el número de los indecisos y de quien se niega a contestar, la cifra se ubica entre 25.0 y 30.0 por ciento. En la campaña de Anaya se piensa que en este grupo de electores están los votos para ganar la elección. Los números dan.

La campaña de Por México al Frente (PAN-PRD-MC) es consciente de la percepción de triunfo que en algunos sectores se ha generado en torno a la candidatura de López Obrador. Es algo que no se ignora.

Y tampoco se ignora que los números del tracking diario indican que la elección se puede ganar. Se piensa que en los próximos 13 días los números se van a cerrar todavía más. Y a la elección se va a llegar en empate técnico entre López Obrador y Anaya. Ese día los electores van a decidir.

Twitter: @RubenAguilar

raguilar@eleconomista.com.mx

Rubén Aguilar

Asesor Político

Convicciones

Licenciado en filosofía, maestro en sociología y doctor en ciencias sociales por la Universidad Iberoamericana (Campus Santa Fe, México). Tiene estudios de comunicación en el ITESO (Guadalajara, Jalisco) y de desarrollo institucional en el INODEP (París, Francia). De 1966 a 1979 estuvo en la Compañía de Jesús.