El secuestro, tema fundamental y recurrente en reuniones de seguridad o evaluaciones de organismos no gubernamentales o civiles, siguen dando tela de donde cortar y el jueves no fue lo contrario en el seno del Consejo Nacional de Seguridad, que encabezó una vez más el presidente Felipe Calderón, pero todavía no se pasa al cómo y con qué se va a atacar.

La privación ilegal de la libertad en sus diversas modalidades, como cautiverio tiene de fondo obtener para los delincuentes fuertes cantidades de dinero, al haber estudiado a la víctima, conociendo su capacidad económica por traidores’’, pero igual esta el exprés o de cobro’’ de cuotas y robo-transferencia obligada de propiedades por los captores.

El delito afecta no solo la vida de los mexicanos que han padecido o sido víctimas del delito, sino sus economías y recursos que juntaron con mucho esfuerzo. Pero las acciones para disminuir, que no abatir, siguen en el aire, no hay nada palpable, las entidades dicen que lo combaten, la federación igual, pero los criminales siguen activos, entre ellos en su mayoría policías en activo o expolicías.

Por fin Marisela Morales Ibáñez, ilustre procuradora general de la República puso de nueva cuenta el secuestro como parte de la urgencia nacional que requiere atención a favor de los mexicanos, sin embargo, nada nuevo bajo el sol.

Ahora sí coincidieron Gobernadores y Ejecutivo Federal. Hubo molestia del jefe de gobierno Marcelo Ebrard, que presumió su Unidad antisecuestros de la PGJDF, porque sí funciona. Mejor qué pregunte a los defeños que todavía lo sufren.

Empero, las evaluaciones del secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) quien es el responsable de verificar el cumplimento sigue pasmado. O no quiere decir quiénes sí o quiénes no están haciendo

la tarea en esa materia.

Lo nuevo y novedoso es que la abogada de la nación se comprometió a ser la responsable de evaluar los resultados del nuevo programa e integrar un informe de revisión de cuentas de las acciones que integran el programa. Al menos ella dijo Seré yo la responsable’’.

¿Qué Mujer?

Pero ¿acaso no lo estaba haciendo el SESNSP?

Lo bueno. Morales Ibáñez propuso el Programa Nacional para Prevenir, Perseguir y Sancionar el Delito de Secuestro.

Ojalá no sea otra propuesta más, sino que se convierta en un instrumento o herramienta para atacar ese flagelo, que lo ha convertido en uno de los miedos principales de los mexicanos, ilícito en el cual estamos catalogados mundialmente como una de las peores naciones, más que Colombia y naciones africanas, que eso ya es mucho.

COMMODATO

¿Qué propuso la abogada de la nación?

Crear unidades especializadas en el combate al secuestro a nivel federal y estatal’’.

¿No ya están, aunque sea funcionando en 50%?

Crear una plataforma tecnológica e informática en materia de combate al secuestro’’.

¿Entonces para que esta Plataforma México?

Incrementar la presencia de fuerzas policiacas’’.

¿No ya se hizo?

Elaborar los lineamientos para contar con un marco normativo conforme a la Ley Federal de Seguridad Pública’’.

¿Apenas?

Recluir a secuestradores en módulos especializados en penales de alta seguridad para inhibir el delito del secuestro’’.

¿No era ya una propuesta desde el 2008?

Combatir la corrupción e impunidad en instancias encargadas de procuración de justicia y seguridad pública’’.

¿Acaso no se hace?

Enfocar la protección de las víctimas del secuestro así como la reparación de daño’’.

¿No es parte de la Ley antisecuestros?

Como verán todo lo propuesto por Marisela Morales ya existe. Pero para ella es nuevo. El hecho es ahora que se aplique, cumpla y nada más. Tan Tan.