Es curioso que el subsecretario de Planeación y Protección Institucional de la Secretaría de Gobernación, Manuel Mondragón y Kalb, obligue a sus niños bastardos’’, porque todavía no se sabe si estarán aquí o allá, huérfanos de la desaparecida Secretaría de Seguridad Pública Federal (SSPF) y mal oliente Policía Federal, los obligue aplicar la cartilla de derechos a los detenidos’’. Será el fantasma de Florence Cassez, claro.

El inicio es porque él, no respetó garantías individuales en el alcoholímetro. Del cual no estoy despotricando. Al contrario, ha sido una formidable herramienta salvavidas’’. Pero sabe que es inconstitucional. No entraremos en detalle a eso. Ahora, resulta que el grupo anticrimen que encabeza y del que debe ser ratificado en febrero próximo, serán el orden, no la ley, qué quede claro.

Y decimos esto, porque cuando policías federales van en sentido contrario, ingresan con sus gorras, chamarras e insignias a un sitio o lo que sea, si intimidan, pero por percha’’ no contra bravucones que los hacen callar, empero al final, resultan tan trasgresores de la Ley, como cualquier delincuente nacional, no como un ciudadano común mexicano.

Imaginan ustedes que los tiras, recordarán nueve puntos del lenguaje aplicado en el acordeón’’ enmicado, que supuestamente se les entregó, tengan que recitar cuando detienen a un presunto delincuente o alguien cercano del lugar de los hechos que para ellos tiene cara de sospechoso.

¿Qué pasará?

Es de verdad apología de la risa’’. Contemos lo que existe en las recomendaciones. Dos son usted’’, cinco tiene’’ y dos en caso’’. Que no debería tener ningún problema del agente, que detiene en flagrancia o con manos en la masa’’ como se dice popularmente, al presunto’’, pero sí en caso’’.

Eso sí es nuevo.

La cartilla distribuida a los elementos federales, no militares como dijeron algunos, ante la simplicidad de que los comisionados’’ son castrenses, pero dejaron el grado de militar o marino y son civiles comisionados’’, tendrán que aprehender que las bases de una parte de acusación será decir:

Usted se encuentra detenido (a) por los siguientes motivos.

Usted es considerado (a) inocente, hasta que se le demuestre lo contrario; Tiene derecho a declarar o guardar silencio; En caso de decidir declarar, tiene derecho a no inculparse; Tiene derecho a un defensor de su elección, en caso de no contar con uno el Estado se lo proporcionará de manera gratuita; Tiene derecho a un traductor e intérprete;

Tiene derecho a que se le ponga en conocimiento de un familiar o persona que desee, el hecho de su detención; Tiene derecho a que se le ponga, sin demora a disposición de la autoridad competente y En caso de ser extranjero, tiene derecho a que el Consulado de su país sea notificado de su detención.

Eso sí sería una evaluación igualitaria a la prueba de ENLACE’’.

Los protocolos existen, eso presumió, el ahora cuestionado Genaro García Luna, quien estuvo en el mismo lugar de Mondragón y Kalb. Es reflexión.

COMMODATO

Los gobernantes de los Estados de la Zona Centro’’, de las cinco que dividió la Secretaría de Gobernación, se juntaron ante la crisis que prevalece en el Estado de México y Distrito Federal, que involucran a Guerrero, Hidalgo, Morelos, Puebla y Tlaxcala, quienes no están exentos de problemas, algunos de ellos de bandas de sicarios y otros de padrotes.

El deseo, es que les vaya bien en lo que acordaron, porque será de beneficio a sus habitantes de esas zonas.