La tendencia alcista que se registró en los mercados accionarios de EU, derivada de una serie de eventos positivos para los mercados de capitales, puede ser tamizada por una irreconciliable agenda de pláticas comerciales entre Estados Unidos y China.

Lo anterior nos lleva a recomendar a los inversionistas cautela y posiciones líquidas ante un retroceso que puede llevar nuevamente a nulificar todo el rendimiento obtenido en lo que va del año.

Del 3 al 20 de junio, tanto el índice S&P, como el Dow jones y el NASDAQ registraron incrementos de 7.7, 8.2 y 10, respectivamente, producto de los siguientes factores:

El mensaje de Donald Trump donde anuncia que sí tendrá lugar una reunión con Xi Jinping, presidente de China, durante el G20 en Japón.

El anuncio también del presidente Trump de suspender por 90 días las sanciones en contra de la compañía china Huawei.

El anuncio de parte del Banco Central Europeo, de que mantendrá o inclusive reducirá las tasas de interés ante un escenario de mayor volatilidad y/o desaceleración económica.

La decisión de la Fed (reserva federal de EU) de mantener sin cambios la política monetaria.

Hasta el acuerdo con México para evitar la imposición de aranceles por parte de EU.

Sin embargo, se acerca una semana clave. Desde el próximo martes los equipos negociadores comerciales chinos y estadounidenses se reunirán para evitar la imposición de aranceles a productos chinos con un valor superior a 300,000 millones de dólares pero que a su vez son más sensibles al consumidor de Estados Unidos. Es decir, es un capítulo final que afectaría el bolsillo de los ciudadanos estadounidenses.

Se reanudan las conversaciones luego del rompimiento al principio de mayo pasado, pero las demandas de EU van más allá del tema comercial, es una agenda geopolítica que incluye limitar el avance de empresas tecnológicas chinas.

China, a su vez, publicó el pasado 2 de junio su postura y responsabilizó al gobierno de EU de una crisis económica global por la caída en el comercio, dado que las exportaciones chinas hacia EU ya retroceden 10% a tasa anual.

Aún y cuando conocemos ambas posiciones y observamos una baja posibilidad de acuerdo, el hecho de que los equipos se reúnan a negociar es mucho más positivo para los mercados que la cancelación de estas negociaciones.

Si las tensiones comerciales se incrementan, el impacto puede trasladarse del sector comercial al financiero y tecnológico.

En primer lugar se confirmaría la intención de aislar a la compañía Huawei y otras compañías tecnológicas como DJI, que manufactura drones, o HKI View (cámaras de seguridad CCTV), que son empresas con operaciones globales.

Ren Zhengfei, el CEO de Huawei comentó que sus ingresos podrían reducirse 30,000 millones de dólares en los próximos dos años, si los teléfonos y computadores tuvieran que utilizar sus propios sistemas operativos y por tanto desarrollar apps que sustituyan a las de Google y Microsoft.

Asimismo, el siguiente paso será que el gobierno de EU ordene a los fondos institucionales la venta de las acciones de compañías chinas.

Ambas acciones provocarían una caída en los índices tecnológicos no menor al 15%; hay que reconocer que los inversionistas estadounidenses han obtenido enormes ganancias en su relación con China y evitar estas empresas es abandonar riqueza.

China estaría dispuesto a vender sus posiciones en bonos del tesoro de EU que superan los 2 trillones de dólares. Esto puede tener un impacto alcista en las tasas de interés.

La tasa de crecimiento económico de China podría caer por debajo de 6% acentuando la desaceleración de la economía global.

Lo anterior se da con una baja probabilidad de que los acuerdos comerciales prosperen y por tanto recomendamos invertir en empresas defensivas hasta no tener mayor claridad de los acuerdos que puedan darse entre Trump y Xi Jinping.

Consulta mayor información de nuestras recomendaciones en nuestro sitio web www.signumresearch.com.

* Alberto Castillo es analista senior en Signum Research.