El fin de semana la revista financiera Barron’s publicó en su portada los resultados de la encuesta Big Money Pool, la cual es llevada a cabo dos veces al año –en la primavera y en el otoño– entre 125 administradores de portafolios en todo Estados Unidos.

Dentro de la muestra están tanto los grandes manejadores de portafolios que administran miles de millones de dólares, hasta empresas medianas o pequeñas que manejan portafolios mucho más pequeños.

La encuesta fue levantada durante la segunda mitad de marzo y contiene una serie de datos muy interesantes.

En general, el tono de las respuestas de la encuesta revela un entorno de optimismo cauteloso para los mercados. De acuerdo con Barron’s, los encuestados perciben que el sector corporativo goza de mejor salud que en la última encuesta y que los problemas de Europa son más manejables que hace unos meses.

Como consecuencia, 55% de los encuestados se considera optimista o muy optimista (bullish o very bullish) en cuanto al panorama bursátil para los próximos 15 meses. Esto contrasta ligeramente con la cifra de 52% registrado en la encuesta del otoño pasado y con 59% en la del año pasado.

Aquellos inversionistas que cayeron dentro de la clasificación de optimistas o muy optimistas esperan que el índice Dow Jones suba otro 6% de aquí a fin de año y 3% adicional en la primera mitad del 2013, alcanzando un nivel de 14,183 puntos.

En contraste, sólo 14% de los encuestados se identificó como pesimista (bearish) comparado con 17% en la encuesta de otoño. Los agrupados en este rubro esperan que el índice Dow Jones pierda aproximadamente 6% de su valor de aquí a fin de año y 7% adicional durante la primera mitad del 2013 para cerrar en 11,378 puntos.

Lo más curioso de la encuesta es que, a pesar de que sólo 55% de los encuestados se considera optimista o muy optimista, 84% de los manejadores respondió que invertirán más recursos en acciones durante los próximos seis a 12 meses.

De acuerdo con Barron’s, la percepción de los participantes en la encuesta es que el mercado sigue presentando valuaciones relativamente atractivas, aunque los múltiplos no son tan baratos como hace unos meses.

De los encuestados, 46% piensa que el mercado accionario de Estados Unidos está subvaluado comparado con 61% en el otoño del 2011, mientras que 41% piensa que dicho mercado está en su valor justo contra sólo 26% en octubre.

Después del rally de los últimos seis meses, queda claro que el potencial de apreciación de los mercados bursátiles ha disminuido; sin embargo, la mayoría de los especialistas piensa que los múltiplos de valuación actuales –principalmente el múltiplo de precio/utilidad- no se ven caros en un contexto histórico.

El índice S&P 500 está cotizando a un múltiplo de 12.5 veces utilidades, lo cual de acuerdo con Barron’s está por debajo del promedio histórico de los últimos 22 años de casi 17 veces. Este múltiplo se ve aún más atractivo, si se considera que la mayoría de las empresas está creciendo sus utilidades a tasas por arriba de los estimados del mercado.

Sin embargo, el crecimiento en las utilidades de las empresas no es el único determinante de valor para el mercado bursátil. Parte de la razón por la cual los múltiplos históricos son más altos es por la distorsión vivida durante los últimos 10 años en la que el apalancamiento en todos los sectores económicos (financiero, privado y público) contribuyó a elevar las valuaciones de varias clases de activos de manera artificial.

Hasta ahora, los mercados han sido impulsados por la liquidez, la disminución en la probabilidad de ocurrencia de eventos catastróficos –léase la implosión de Europa- y las valuaciones atractivas.

Sin embargo, no hay que perder de vista que el gran proceso de desapalancamiento de los últimos tres años aún está incompleto. La pieza pendiente son los balances del sector público, problema que parece manejable en el entorno actual.

Hay razones para tener algo de optimismo, pero debe ser muy cauteloso. El mercado y los inversionistas suelen ser muy volubles.