Las uvas aportan una gran cantidad de nutrientes: antioxidantes, vitaminas A, B6, C y K y minerales como calcio, hierro y potasio. La creciente demanda por alimentos saludables ha ocasionado que en países como China, India, Estados Unidos y México la demanda por esta fruta vaya en aumento. Además, se produce una amplia variedad de uvas para distintos usos: uva de mesa, uva pasa, uva para vinos, jugos, mermeladas, jaleas, etc. Esta diversidad potencializa su demanda

La presente nota se enfoca en la uva de mesa con el fin de identificar oportunidades en el mercado nacional y de exportación para los productores mexicanos.

También, menciona la manera en que FIRA, como parte de la banca de desarrollo que coordina la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, impulsa acciones para aprovechar estas oportunidades.

De acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés), el consumo mundial en el 2011/12, se ubicó en 18.2 millones de toneladas, mientras que las cifras estimadas de cierre para el 2016/17 lo ubican en 21.8 millones de toneladas. Lo anterior implica un crecimiento estimado, del 2011 al 2017, a tasa media anual de 3.7 por ciento.

Para China e India, principales consumidores con casi 60% del consumo mundial, se estiman crecimientos de 8.8 y 5.0%, a tasa media anual, para el mismo periodo.

Asimismo, según el USDA, la producción mundial en el 2011/12 fue de 18.2 millones de toneladas, para el 2016/17 se estima que cierre en 21.9 millones de toneladas, lo que significa un crecimiento, a tasa media anual de 3.8 por ciento.

Gran parte de este crecimiento se explica por ganancias en productividad. En las exportaciones, se estima un incremento global, a tasa media anual de 3.3 por ciento del 2011/12 al 2016/17. Chile, Perú, Estados Unidos, China y Brasil son los principales exportadores.

No obstante, se espera que Brasil y Chile reduzcan su producción a tasa media anual de 8.5 y 5.0 por ciento, respectivamente, para el periodo 2011/12 al 2016/17.

En este sentido, también se espera una disminución en sus exportaciones, para el mismo periodo, de 7.1 y 2.3 por ciento, respectivamente. Por lo tanto, se vislumbra una oportunidad para nuevos exportadores.

El consumo de la uva de mesa, a nivel global, ha crecido en los últimos años y se espera continúe en esta tendencia: se prevé un consumo récord para el 2016/17.

Esto, aunado a una menor participación global de algunos productores importantes en el mercado, abre una oportunidad para las exportaciones de México.

Entonces, las acciones orientadas a aumentar la oferta y mejorar la calidad son importantes para potencializar las oportunidades del país.

El gobierno de México impulsa acciones en este sentido y, en particular FIRA, conjunto de fideicomisos establecidos en el Banco de México, promueve estrategias que eleven la productividad e incrementen la oferta. En la siguiente columna comentaré algunas acciones de FIRA en la cadena uva de mesa.

*Claudia Graciela Cervantes Rodríguez es especialista de la Subdirección de Evaluación de Programas de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

ccervantes@fira.gob.mx