Para contribuir en la modernización de la capacidad productiva de las empresas del sector en el estado, el financiamiento que ofrecen entidades como FIRA es una opción para atender las necesidades de capital de trabajo e inversión fija

Se apoya para ello en la participación de la banca y otros intermediarios financieros no bancarios y especializados en el sector agroalimentario.

Tan sólo durante el 2019, en Sinaloa, FIRA canalizó 21,345 millones de pesos en saldos de cartera crediticia para alcanzar en los últimos cinco años una tasa media de crecimiento anual de 8% en términos reales.

Las principales cadenas productivas financiadas con recursos de FIRA en los últimos cinco años son: maíz, tomate, garbanzo, carne, trigo, camarón, frijol, atún, chile, papa y mango.

FIRA, a través de los intermediarios financieros, facilita esquemas de financiamiento a la comercialización, mediante créditos prendarios y reportos que faciliten el desplazamiento ordenado de las cosechas hacia las zonas de consumo y el mercado de exportación. Anualmente, Sinaloa abastece 6 millones de toneladas de maíz blanco, para la industria de la tortilla y la industria pecuaria.

Los cultivos tradicionales de Sinaloa, como maíz, trigo, frijol y garbanzo, se establecen en 650,000 hectáreas, y durante las dos últimas décadas han sido fuente de bienestar para 28,000 productores y sus familias.

Sin embargo, la comercialización del maíz y trigo se basa en precios internacionales. Con información del SIAP, los precios al productor se han mantenido en promedio en 3,550 pesos por tonelada, mientras que los insumos han incrementado su precio, por lo que la rentabilidad de los productores ha venido gradualmente a la baja.

Para favorecer la rentabilidad del maíz, FIRA fomenta, mediante una garantía especial, denominada Profértil, la compra consolidada de fertilizantes, semillas y agroquímicos con el propósito de reducir los costos de producción de sus cultivos y aspirar a una mayor utilidad por hectárea.

Adicionalmente, se facilita a los productores la adopción de tecnologías que incrementan la productividad, el uso sostenible de los recursos naturales y optimizar los costos de producción por tonelada producida.

Por otra parte, FIRA Sinaloa, en conjunto con el gobierno estatal y las asociaciones de productores, está impulsando la reconversión productiva para integrar un portafolio de cultivos de alto valor, tales como arándano, espárrago, aguacate, limón y mango, entre otros. Por ejemplo, en Sinaloa, los berries se pueden considerar un caso de éxito en la articulación de esquemas de desarrollo de proveedores, además de que el cultivo se desarrolla con alta productividad gracias al clima de la región.

Hoy, los empresarios sinaloenses están interesados en invertir en este cultivo y aprovechar la demanda de grandes empresas como Hortifrut, Berries Paradise, Dole, Giddings, Driscolls y Gimarra, entre otras, que ofrecen el material genético, el acompañamiento técnico para el manejo del cultivo, cosecha y empaque del producto, además de la comercialización en los mercados internacionales.

De esta manera, FIRA contribuye con diversos productos y servicios al financiamiento de proyectos para que productores y empresas aprovechen las oportunidades de negocio en el sector agroalimentario y rural de Sinaloa.

*Efraín Reyes Rodríguez y Graciano Quintero Reyes son residente estatal y especialista de FIRA en Sinaloa, respectivamente. La opinión aquí expresada es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]

[email protected]