Aun antes del inicio formal de la campaña por la gubernatura del Estado de México, Josefina Vázquez Mota padeció arteras embestidas mediáticas; no obstante, la abanderada panista radicalizará su discurso y su operación electoral.

Josefina está serena y sobre todo tiene la certeza de que los artífices de la guerra sucia fallaron en Veracruz y Chihuahua, el año pasado. Y recuerda la experiencia de Javier Corral: un mes antes de la campaña visitaría su natal Ciudad Juárez y en la víspera aparecieron en aquella urbe fronteriza media docena de espectaculares que promocionaban el reporte especial de un diario digital apócrifo.

La narco familia , decía el cintillo del anuncio, que mostraba las fotografías del candidato blanquiazul y de sus hermanos, Raúl y Roberto. El cártel de los Corral Jurado había sido denunciado previamente por el entonces gobernador priista, César Duarte.

La campaña llegaba a su último mes con una ventaja para el abanderado del partido oficial, Enrique Serrano, de 7 puntos. Pero en ese lapso y no obstante la guerra sucia , Corral rebasó y al final se impuso. Enviadas del centro, Gisela Rubach y Alejandra Sota derrocharon recursos sólo para equivocar la estrategia , revela un integrante del CEN de Manlio Fabio Beltrones, no pudieron frenar a un panista rebelde, prepararon mal a Serrano para el debate y fallaron en tierra .

La guerra sucia en las campañas del 2017 consideran en el entorno de Vázquez Mota tiene entre sus principales promotores a la exasesora del expresidente Felipe Calderón. ¿Para vencer a la pinche Sota, una candidata cabrona? Tal vez, pero tampoco es que la conversa en estratega electoral del peñismo les intimide en demasía. En el PAN creció al lado de Juan Ignacio Zavala pero nunca hizo estrategia electoral, a menos que cuente su trabajo como asesora de su tocayo, Pipo Vázquez Cuevas (en Veracruz y Quintana Roo) , refieren.

Sota estaba en Los Pinos cuando Ernesto Cordero compitió con Vázquez Mota por la candidatura presidencial del PAN, hace seis años. Y desde entonces hizo equipo con Pepe Beker, exitoso publicista argentino-mexicano, aunque sin victorias en el terreno político-electoral, al menos durante su periplo blanquiazul. El exsecretario de Hacienda y la abanderada ciudadana a la Jefatura de Gobierno del DF, Isabel Miranda de Wallace, confiaron en sus puntadas.

¿Los amigos de Sota al rescate del primo del presidente? Beker y los consultores Ricky Arango y Pancho Sarmiento de los despachos Polithink y CINDEC desplazaron al equipo de comunicación original de la campaña de Alfredo Del Mazo, quien en la etapa previa atendió las directrices de Roberto Trad. Y ahora van contra Jordi Segarra y su equipo.

¿Tienes el valor o te vale? El equipo del candidato del priismo mexiquense entró en colisión con los operadores del gobernador. Y la primera víctima de ese enfrentamiento fue Enrique Jacob Rocha quien dejó el paso a quienes pregonan que los resultados de Eruviel Ávila y las obras federales darán sentido a su propuesta que conectará con la clientela del PRI a través de las multiplataformas.

La campaña apenas está por comenzar y Del Mazo ya prescindió de dos comunicadores. El exvocero del gobierno mexiquense por default asumió el control de la agenda de entrevistas y la contratación de los espacios en medios alternativos , mientras que la dispersión de los mensajes en las redes sociales también requirió de un equipo B para complementar a Sergio José Gutiérrez con los artilugios digitales de Daniel Dayz.

Y si la planeación y la estrategia parecen un asunto complicado, el despliegue en tierra ha resultado aún más complicado. Los operadores eruvielistas fueron enviados a los 30 municipios catalogados como de alta prioridad mientras que una brigada especial a cargo de Gisela Rubach cumple con tareas especiales en zonas de difícil acceso para los priistas.

La micro segmentación, para identificar a los votantes leales al peñismo, es el verdadero terreno de las batallas internas: la definición de las secciones electorales varían, dependiendo del equipo al que pertenezcan los operadores. Pero sobre todo, la metodología para hacer el trabajo de contacto y convencimiento. Tanto Rubach como las brigadas rosaristas han obstaculizado el trabajo de los operadores del PRI mexiquense.

Mientras los equipos del PRI y del PAN enfilan a una virulenta batalla para definir al rival de Delfina Gómez, la abanderada de Morena ha conjuntado a un equipo de campaña que también trabaja bajo equilibrios precarios. Las tareas de fundraising realizadas por Julio Scherer Ibarra y Yeidckol Polevnsky permitieron la contratación de Hugo Scherer. ¿Acaso el genio creativo del posicionamiento de Solidaridad repetirá las tácticas que aplicó el año pasado en Aguascalientes, para el PRI, y en Tamaulipas para el PAN?

Si las presencias del publicista morelense y del comunicador Abelardo Martín alteraron las conciencias del obradorismo, será peor cuando descubran que un equipo incubado en la FES Acatlán y encabezado por Rafael Serrano Partida y Jaime Pérez-Dávila también asesora a la abanderada de Morena. Ambos eran encargados de evaluar el discurso y los mensajes de Arturo Montiel.

[email protected]