Todo parece indicar que en materia de justicia no todo son malas noticias, pero sí se establecen nuevos lineamientos, de frente a una nueva realidad que los va a superar en capacidad. Se prevé una avalancha de denuncias civiles, laborales y penales que simplemente no se darán capacidad, no sólo en la Ciudad de México sino a nivel nacional.

De ahí que nos aseguran que comienzan a establecer lineamientos que permitan llegar a acuerdos y se resuelva por dicha vía, tantas denuncias, de lo contrario no habrá quien pueda atender un lapso de cuatro años ni recursos que lo pueda sopesar.

Así que toda la cadena de justicia se prepara. No sólo en seguir especializándose, dado que una gran parte de abogados postulantes, jueces y ministerios públicos han utilizado para actualizarse, a través de los colegios de abogados, se han organizado con una frecuencia inusual, talleres, conferencias, pláticas o cursos; los cuales seguramente permitirán que una vez que regresen a la normalidad se encuentren mejor preparados, sino establecer nuevas formas, por lo menos, este año.

No obstante, el gremio también pasará por ajustes de personal. Y es que es una realidad que dentro de los sectores afectados por el Covid-19 se encuentra la administración de justicia en todos sus niveles, pues a mediados de marzo la gente dejó de circular poco a poco en las ciudades y las Fiscalías trataron de continuar con sus labores cotidianas guardando ciertas medidas para evitar, en la medida de lo posible los contagios, pero esto fue insuficiente e inevitablemente.

El primer contacto de las personas con la administración de justicia en materia penal usualmente se da en las Fiscalías al acudir al Ministerio Público, de ahí que las Fiscalías hayan sido más vulnerables que los Poderes Judiciales en materia de contagios.

Los Poderes Judiciales, por su parte, también tomaron medidas para lograr una “sana distancia” e intentar continuar en la medida de lo posible, atendiendo casos urgentes, pues es bien sabido que la procuración y administración de justicia no puede detenerse. Y hoy hay una larga fila de pendientes.

Y es que, ante la incertidumbre que ha provocado la pandemia, tanto las Fiscalías como los Poderes Judiciales han ido alargando sus tiempos de regreso a la ahora llamada nueva normalidad.  El mundo de la tecnología, aunque ha ayudado, la verdad es que no resuelve el tema con los procesos.

Tanto el Consejo de la Judicatura Federal, así como algunos Consejos de la Judicatura Estatales, han dispuesto de procedimientos de desarrollo de audiencias por videoconferencias en tiempo real con la presencia continua de todas las partes que deben intervenir en los Centros de Justicia Penal, desde hace varias semanas, por lo que la administración de justicia va adaptándose a estos nuevos tiempos.

Los Tribunales Colegiados de Circuito en todo el país no han tenido atención al público, se encuentran laborando desde hace algunas semanas de manera virtual y resolviendo algunos asuntos que ya se encontraban en estudio. Pero no es suficiente, y la reapertura colapsará su capacidad a tal grado que los acuerdos y temas a atender ya se gestionan desde ahora.

Cuando un ser querido se despide antes de tiempo de este mundo, nos quedan los momentos compartidos, cuando se trata de un gran ser humano las lecciones no escritas se quedan en el alma. Un abrazo enorme a mi amiga Adriana Delgado Ruiz y a su familia, por el sensible fallecimiento de Alicia Delgado Ruiz. Descanse en paz.

Marielena Vega

Conductora

Salud, dinero y negocios

Socia Cofundadora, y conductora del programa de radio Salud, Dinero y amor. Programa de finanzas, negocios, economía y bienestar.