El Papa Francisco ha dado a conocer la lista de los primeros 19 cardenales designados por él, quienes recibirán su nombramiento en una ceremonia que tendrá lugar en el Vaticano el próximo 22 de febrero. Se inicia así el cambio en la composición del Colegio Cardenalicio, que es indispensable para impulsar el proyecto renovador que propone el Papa.

La mayoría de los cardenales ahora elegidos tienen el perfil de pastores con trabajo directo en sus diócesis e incluso antes estuvieron a cargo de una parroquia. Con esto, el Papa -de acuerdo con los vaticanistas- quiere incorporar al Colegio Cardenalicio a personas cercanas a la realidad de los fieles y a los problemas cotidianos de la Iglesia.

Del actual equipo papal fueron nombrados cardenales el secretario de Estado, Pietro Parolin; el secretario general del Sínodo de los obispos, Lorenzo Baldisseri, el prefecto de la Congregación para el Clero, Beniamino Stella, y el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Gerhard Ludwig Müller.

De América Latina y del Caribe han sido nombrados cinco cardenales. Los arzobispos de Managua, Leopoldo José Brenes Solórzano; de Río de Janeiro, Orani João Tempesta; de Santiago de Chile, Ricardo Ezzati Andrello y Mario Aurelio Poli, quien sustituyó al ahora Papa en el Arzobispado de Buenos Aires. Haití tendrá por primera vez un cardenal, que será el arzobispo de Les Cayes y presidente de la conferencia episcopal, Chibly Langlois.

Para África y Asia, que son las regiones donde ahora más crece el catolicismo, se nombró a cuatro cardenales.

Los arzobispos de Ouagadougou (Burkina Faso), Philippe Nakellentuba Ouédraogo; de Abiyán (Costa de Marfil), Jean-Pierre Kutwa; de Cotabato (Filipinas), Orlando Quevedo; de Seúl (Corea), Andrew Yeom Soo Jung.

En esta ocasión también fueron nombrados cardenales los arzobispos de Westminster (Gran Bretaña), Gerard Vincent Nichols; de Québec (Canadá), Gérald Cyprien Lacroix; y de Perugia (Italia), Gualtiero Bassetti. Estos 16 cardenales, por su edad,, tienen menos de 80 años, son electores en el caso de un cónclave para elegir Papa.

El Papa designó a otros tres cardenales más, que superan los 80 años y no podrán ser electores, que son los arzobispos eméritos Loris Francesco Capovilla, italiano; Kelvin Edward Felix, arzobispo de Castries en la isla de Santa Lucía; y el español Fernando Sebastián Aguilar, arzobispo de Pamplona y Tudela.

Por el momento, el Colegio Cardenalicio queda integrado por 122 electores, pero antes del próximo 10 de mayo de los actuales cardenales cumplirán 80 años y perderán el derecho de votar, aunque conservan la prerrogativa de asistir al cónclave. Los electores, entonces, serán menos de 120, que es el número máximo que la Iglesia mantiene para participar en la elección papal.

En América Latina vive 45% de los católicos del mundo, pero su representación en el Colegio Cardenalicio sigue siendo menor. Con los actuales nombramientos el número de los cardenales latinoamericanos y del Caribe llega a los 35 y de ellos 29 son posibles electores. Europa, con 20% de los católicos, sigue estando sobre representada y tiene 61 cardenales electores de los cuales 29 son italianos.