Apenas será una semana desde que el presidente Enrique Peña Nieto, en Palacio Nacional, instauró el Consejo Nacional para la Implementación de la Agenda 2030. Qué diferente sonaba cuando sólo era un discurso que soñaba en 15 años acabar con la pobreza y asegurar la sobrevivencia del planeta, un discurso platónico casi utópico, posiblemente uno más a la lista de buenas intenciones de discursos globales.

Sin embargo, 17 meses después (número irónico, pues coincide con el mismo número de objetivos que posee esta agenda) de que ésta entrara en vigor en 193 países, México cuenta?ya con un consejo multiactor para no sólo trazar indicadores ni prioridades, sino para asegurarse de cumplir con lo prometido.?Los discursos políticos a estas alturas sobran, pues no existe?administración pública que se comprometa a dar propuestas?para los próximos 15 años. No obstante, sí hay empresas,me atrevería a decir, prácticamente en su totalidad, que desean y añoran en 15 años continuar operando y creciendo sus utilidades. Se constituye entonces, un perfecto escenario para alinear estrategias de negocio con objetivos de desarrollo y reportar ?sobre impactos compartidos.

Es entonces cuando el Pacto Mundial de Naciones Unidas convoca al mundo empresarial a asumir un compromiso de responsabilidad con 10 principios relativos a derechos humanos, laborales, medioambientales y de transparencia. Con el reto de compartir este mensaje al empresario mexicano, Pacto Mundial se suma al Consejo Nacional a través de los siguientes procesos efectuados en la Región:

• Contribuyendo a generar las capacidades en las empresas?para que alineen sus estrategias y modelos de negocio con los principios y valores fundamentales de las Naciones Unidas y con los ODS, reportando avances.

• En calidad de Redes Locales del Pacto Global de las Naciones Unidas contribuyen facilitando a las empresas que hayan alineado sus objetivos de negocio con los ODS a participar en los espacios de diálogo de políticas público-privados para reforzar a las instituciones en la formulación de planes nacionales. Estos espacios para el diálogo que son del máximo valor añadido al favorecer incorporar al diseño de políticas públicas (industriales, territoriales, regulatorias, administrativas para procesos de licitación o inversión pública) elementos que incentiven el alineamiento de las estrategias empresariales, así como la incorporación de elementos clave para multiplicar la capacidad de impacto en objetivos compartidos.

• Contribuyendo a que en estos espacios de diálogo las empresas sostenibles puedan contribuir a la construcción de indicadores y marcos de resultados en torno a los que reportar avances en cada uno de los ODS a nivel local y nacional, sugiriendo indicadores donde se recoja también la capacidad de impacto de la actividad empresarial sostenible.

Con el compromiso de incluir a todos los actores del sector empresarial, desde grandes empresas a pymes, sindicatos, organizaciones de RSC, sociedad civil, academia, a complementar y reforzar las instituciones y las políticas públicas con las que compartimos unos desafíos que no son otros que los de construir unos objetivos de desarrollo sostenible para el planeta y la humanidad, el mundo que queremos sin dejar a nadie atrás.

* Coordinador del Pacto Mundial en México ?Twitter: @PactoMundialMex

[email protected]