Para la televisión tradicional estadounidense, el otoño es el inicio del año. Es cuando las series renovadas inician temporadas nuevas y cuando realizan nuevas apuestas para el siguiente ciclo. La competencia, con los streamers de por medio, es implacable; y es cada vez más difícil que uno de los nuevos proyectos, que requiere que el público se familiarice con un nuevo elenco y propuesta, sobreviva en la guerra de ratings.

Por lo pronto este nuevo ciclo trae algunas novedades interesantes.

New Amsterdam (NBC) - El doctor Max Goodwin (Ryan Eggold, lo recordarán de Black List) es el nuevo director médico del hospital público de New Amsterdam en Nueva York. Un director que quiere cambiar las cosas de raíz. La serie combina el realismo complejo de ER, con el drama interno al estilo de Grey’s Anatomy (pero mucho mejor). Todas las series médicas después de ER han intentado llenar sus zapatos con dificultad. Esta es la mejor en surgir en un buen rato.

Manifest (NBC) - El vuelo 828 de Montego Air aterriza en Nueva York después de un vuelo (desde Jamaica) con excesiva turbulencia. Los pasajeros están aliviados hasta que descubren que en esas horas de vuelo, en el resto del mundo pasaron cinco años. La serie busca desesperadamente sintonizar la mitología sobrenatural post Lost, para seguir a un puñado de los pasajeros y cómo enfrentan la situación en sus vidas. La idea daba para un episodio de Dimensión Desconocida pero no sé si para una serie semanal, el piloto deja preguntas y mucha información, pero no queda claro si nos interesan las respuestas, o si la serie será capaz de contestarlas en forma satisfactoria.

A million little things (ABC) - Drama que busca conectar con la vibra sentimental de This is us y Trece razones. Un grupo de amigos es sacudido cuando uno de ellos, el más bueno y perfecto del grupo, se suicida. El resto de los episodios son sobre cómo llevan el duelo y descubren cosas que nunca imaginaron. La química es buena y los personajes son interesantes, pero la serie busca continuamente sacudirnos con golpes de efecto melodramáticos y revelaciones un tanto forzadas para subrayar el tema de cada episodio. Uno de los más continuos es que entendamos que todos ellos son muy pero muy amigos y que su amistad la crean un millón de detalles (de ahí el título). Aún así, los personajes y elenco son lo suficientemente atractivos como para que queramos saber más. Lo interesante será descubrir si los guiones podrán superar la sombra del suicidio inicial para encontrar nuevas narrativas, o si serán sepultados por su propio peso.

The Rookie (ABC), el infalible Nathan Fillion (Castle) protagoniza esta nueva serie sobre un cuarentón que transita su crisis de la mediana edad para volverse policía en Los Angeles (!). Así que deja su vida en el medio oeste, y se inscribe a la Academia de policía y pronto se ve circulando las calles en una patrulla entre los novatos. “Nuestros reclutas son jóvenes, no saben nada de la vida y obedecen instrucciones y eso les salva la vida. Este tipo cree que viene de vuelta y lo sabe todo…los pone en peligro a todos” explica su jefe y principa antagonista, el sargento Grey (Richard T. Jones). En el papel parecería pésima, pero no lo es. El carisma de Fillion y sus colegas de un elenco sólido, consiguen lo imposible, crear empatía (y simpatía) por un policía en uno de los departamentos más controvertidos de los EEUU en plena era de black lives matter.

Single Parents (ABC) - Un grupo de padres solteros, con hijos en el mismo salón de primaria, se acompañan, entrometen y en general hacen el ridículo, en este sitcom. Como otras de las nuevas series, Padres solteros pretende que compremos de inicio lo buenos amigos que son todos ellos. A su favor hay que decir que se trata de una comedia breve, y que los chistes y diálogos son espléndidos, para cualquiera que haya navegado la edad escolar de sus hijos, y que hay poca seriedad en la propuesta. ¿Podrá sostenerse la serie sin crear otro tipo de conflicto entre ellos? Está por verse. Por lo pronto, el piloto es uno de los más simpáticos del nuevo ciclo televisivo.

Twitter @rgarciamainou

RicardoGarcía Mainou

Escritor

Las horas perdidas

Estudió Ciencias de la Comunicación con especialidad en Radio y Televisión Educativa en la Universidad de las Américas Puebla.

Ha escrito, editado, traducido y diseñado para diversas publicaciones literarias, periodísticas y especializadas: locales y nacionales (Libros de México, Revuelta, De viaje, Cinéfila, La masacre de Cholula, etc.).