¿Lo recuerda? Las anécdotas aseguran que fueron dos días fatídicos: el 10 de marzo y el 3 de abril, ambos del 2010. En la primera, el Nasdaq --mercado bursátil en donde cotizan empresas de tecnología, electrónica, informática, telecomunicaciones, etc-- cayó más 100 puntos (cerró en 5,048.62 puntos). Y después, el 3 de abril, volvió a caer para no recuperase y quedar en 3,649 puntos.

Se dice que en tan sólo seis días, el Nasdaq perdió 9% de su valor, lo que se tradujo en pérdidas por 5 trillones de dólares (según el Stock Market Chrash) y con ello, un saldo de miles de empresas e inversionistas en la quiebra. Era la era de la Nueva Economía .

Se cree que de 1997 al 2000 el Nasdaq impulsó a 1,646 empresas públicas con las que generó un flujo de 316 millones de dólares. La mayoría de ellas eran firmas punto-com : portales y empresas web que no tenían más de cinco años de vida, que no contaban con flujo de efectivo, ni oficinas o más de 20 empleados, no tenían ventas significativas o ingresos sostenibles, pero eso sí, nadie podía negar que no tuvieran entusiasmo u optimismo por generarlos algún día.

Ahí estaba Hotmail (que después compró Microsoft), StarMedia (desapareció), Geocities (que compró Yahoo! y luego vendió), eBay y Amazon.com (que sobrevivieron apretándose el cinturón), y otras tantas más que quizás ya ni quien recuerde

¿Realmente este escenario se parece al que ahora vivimos con las redes sociales y las nuevas empresas de Internet que hacen Apps, cupones y juegos interactivos? Juzgue por usted mismo.

CIERTO: Hace 11 años, las empresas de Internet vivían de la buena voluntad: casi todos sus servicios eran gratuitos y estaban a la espera de crecer a futuro con la venta de publicidad online. El inconveniente es que menos del 2% de la población mundial usaba el web y que muy pocas firmas confiaban en la publicidad digital.

INCIERTO: Después de 11 años, la venta de publicidad online ha logrado convencer a muchos, por ser más económica y estar al alcance de muchos. El inconveniente: prácticamente todas las firmas web, incluyendo las redes sociales, se siguen peleando por el mismo pastel, con la promesa de que aún hay mucho terreno que explorar (quizás 12% de la publicidad mundial es online) lo que ha provocado una sobresaturación en el usuario.

CIERTO: Muchas empresas de Internet han logrado crear nuevos esquemas de negocio: venta de videojuegos (Facebook), pago por comisión (Apps y cupones online), suscripciones (algunos medios), publicidad preferente (Google y otros buscadores), entre otros, lo que ha generado confianza en muchos inversionistas.

INCIERTO: Aunque hoy 30% de la población mundial tiene acceso al web, la mayoría sigue renuente a pagar por los servicios que encuentra en Internet y muchos, ya le huyen al acceso de anuncios. De hecho, la mayor parte de estos usuarios carece de poder adquisitivo, pues son menores de 20 años, y para acabarla de amolar, son usuarios infieles: cambian de marca y servicio con la moda.

CIERTO: Hace 11 años cuando reventó la llamada burbuja punto-com, la mayoría de los afectados fueron inversionistas en Estados Unidos, por lo que los daños, aunque fuertes, no crearon un efecto dominó.

INCIERTO: La necesidad de diversificarse, es decir, de no poner todos los huevos en la misma canasta, así como la globalización de los mercados, está atrayendo a inversionistas de todos los sectores y países (todos parecen querer comprar una parte de Facebook, por ejemplo). Ya no sólo es el Nasdaq, está el NYSE y otros mercados asiáticos. Con ello, muchos creen que de reventar esta nueva burbuja, se podría generar un efecto dominó no muy lejano al que se vivió hace dos años, por la crisis inmobiliaria en Estados Unidos.

CIERTO: Hace 11 años, las empresas de Internet prometieron ganancias hasta 10 veces más de las que podían generar. Fue lo que provocó que la burbuja reventara: nadie veía los resultados pero todos los ovacionaban.

INCIERTO: Las empresas sobrevaloradas parecen abundar actualmente y nadie parece darse cuenta:

  • Se dice que Facebook valdrá 70,000 millones de dólares cuando llegue a la Bolsa. Eso es casi el doble de lo que valen empresas como Ford o Boeing (fabricante de aviones)
  • El servicio de cupones de descuento Groupon se ha valorado en 25,000 millones de dólares. Hasta ahora, el mayor valor asignado había sido para Google, que salió a la Bolsa en agosto del 2004 con un valor de 24,600 millones de dólares.
  • LinkedIn llegó al NYSE hace unos días con un precio más del 50% esperado
  • Renren, una red social conocida como el Facebook Chino , antes de cotizar en la Bolsa, fue valorado 72 más alto que su facturación de 2010.
  • El buscador ruso Yandex, que ha superado a Google en dicho país, se ha valorado 10 veces más que sus ingresos anuales
  • Microsoft compró Skype por una cifra 10 veces mayor a su facturación y 400 veces superior a sus beneficios fiscales
  • La empresa finlandesa Rovio, creadora del juego Angry Birds ya se valoró en 200 millones de dólares para cotizar en Bolsa.

¿Reventará la nueva burbuja? ¿O sólo somos unos cuantos pesimistas, que de tantas crisis bursátiles vividas –quién se olvida de la que apenas en el 2008 azotó a todos los mercados no logramos encontrar ninguna lógica?