Tras la derrota en dos ocasiones del hoy candidato puntero a la Presidencia, muchos fueron los errores aprendidos que se convirtieron en nuevas estrategias de campaña. La ambición desmedida por llegar al poder ha provocado todo tipo de cambios en el equipo, las formas y los mensajes con tal de vender una nueva cara.

De su lado, aprendieron y capitalizaron el famoso “ya sabes quién” para referirse hoy desde la soberbia desmedida, como el único capaz de cambiar el sistema o el régimen como a él le gusta llamarlo. ¿Por qué habríamos de caer en la trampa de creer que un solo hombre puede transformar un país tan complejo con su sola presencia?

Una y otra vez nos quieren hacer creer que muchos de los problemas, que más se han agravado en este sexenio, nunca hubieran ocurrido con él. Hay muchos que todavía creen que no se puede estar peor, pero ignoran que, sin duda, siempre se puede ir más abajo.

Es una realidad que hoy, la gran mayoría de los mexicanos, sabemos lo mal que nos sentimos al ver un país atorado en un lodazal de corrupción, impunidad, pobreza, violencia y muchos otros problemas que sentimos que nos rebasan.

No podemos saber con exactitud cómo estaríamos hoy si en el 2006 o el 2012 hubiera ganado Andrés Manuel. Lo que sí sabemos, pero no queremos reconocer y no queremos hablar, es de la responsabilidad que está en tus manos y en las mías, en las de cada mexicana y mexicano sin importar su edad, condición o profesión para hacer la parte que nos toca.

Seguimos cayendo en la trampa de creer y esperar que una sola persona o un gobierno nos dé, nos ayude, nos resuelva, nos regale, nos guíe o hasta nos redima. Parece que aún no hemos aprendido que la corresponsabilidad es la única salida a este laberinto tan confuso, donde resulta muy fácil señalar y muy difícil asumir la propia responsabilidad.

Cada vez que escucho a alguien decir: “estaríamos mejor con ya sabes quién”, me doy cuenta de que, detrás de repetir una frase vacía, se ignora quién verdaderamente es capaz de generar un cambio en tu vida y eres precisamente tú.

Veo a muchas personas exigiendo un cambio de régimen sin querer cambiarse a sí mismos. Eso es imposible. Es hora de recordar que, si lo que pasa allá afuera es reflejo de lo que nos está pasando por dentro, más nos vale dejar de creer en falsas promesas y aclarar que, si aún no sabes quién puede hacer la diferencia en tu vida y en México, esa persona eres tú.

@armando_regil

Armando Regil Velasco

Licenciado en Negocios Internacionales

Ágora 2.0

Licenciado en Negocios Internacionales graduado con mención honorífica por el Tec de Monterrey. Estudió Economía y Políticas Públicas en Georgetown University. Cuenta con diversos diplomados de institutos como: la University of International Business and Economics de Beijing.