Cuando se trata de defender a un candidato pareciera que todo está permitido, desde la mentira, el ataque y la descalificación, hasta la más profunda de las cegueras, que no sólo impide ver la realidad tal cual, sino que lleva a una incongruencia difícil de entender y asimilar bajo cualquier argumento.

Después de un gobierno tan corrupto e indiferente es comprensible el rechazo absoluto de la gran mayoría de los mexicanos al partido y candidato del presidente.

Lo que aún no me cuadra es el amor ciego a un partido disfrazado de “movimiento” formado por expriistas, empezando por su fundador y candidato: Andrés Manuel. ¿Lo que importa es tener nombre y colores nuevos aunque sea la misma gente de siempre? Qué ironía.

Si bien es cierto que todos los días aprendemos y que siempre merecemos tener oportunidades para repensar y replantear nuestras decisiones, las incongruencias en los mensajes, las formas y fondo de Morena siguen siendo una señal de alerta.

No me cuadra que tantos políticos acusados de cómplices con el “fraude” de 2006 hoy sean las caras más visibles de Morena, tanto del PAN como del PRI, líderes sindicales acusados una y otra vez de corrupción, personajes polémicos por desvío de fondos y abuso de poder.

No me cuadra que a muchos de los que Andrés Manuel bautizó como “mafia del poder” hoy sean defendidos por el candidato e incorporados a su proyecto sólo porque aportan recursos. ¿Dónde quedó la supremacía de los principios sobre el dinero que tanto pregonan?

No me cuadra que se hable de amor a lo largo de una campaña que no tarda en descalificar a quien piensa diferente y los cuestiona. No me cuadra que prometan crecimiento económico y que al mismo tiempo ataquen ferozmente a quienes generan riqueza y empleos, los empresarios, por atreverse a cuestionar lo que legítimamente tienen derecho.

No me cuadra que se hable de cambiar un sistema formando equipo y gobierno con las mismas personas que han sido protagonistas y promotores del sistema actual con todos sus vicios y excesos. Como si el solo hecho de estar al lado de Andrés Manuel los transformara en algo distinto.

Aunque son muchos los defensores de Andrés Manuel que atacan sin piedad a quienes cuestionamos a su candidato, (como lo hacemos con los demás), cada día veo que somos también muchos a los que no nos cuadran tantas cosas.

Nadie tiene duda de que México necesita una serie de cambios profundos, el problema es forzar que cuadre lo que no cuadra porque simplemente termina siendo una ilusión.

@armando_regil

ArmandoRegil Velasco

Licenciado en Negocios Internacionales

Ágora 2.0

Licenciado en Negocios Internacionales graduado con mención honorífica por el Tec de Monterrey. Estudió Economía y Políticas Públicas en Georgetown University. Cuenta con diversos diplomados de institutos como: la University of International Business and Economics de Beijing.