Cada vez que alguien me pregunta dónde invertir y ganar buenos rendimientos, pero sin riesgo, se me ponen los pelos de punta. Ojalá fuera tan fácil. La verdad es que en el mundo los llamados “instrumentos libres de riesgo”; es decir, los emitidos y garantizados por gobiernos de países de primer mundo, con las más altas calificaciones crediticias, pagan todos tasas por debajo de la inflación. En algunos casos, incluso, negativas. Eso quiere decir, aunque no tenga sentido, que al comprar esos instrumentos te garantizan perder dinero en términos nominales (es decir, sin tomar ni siquiera en cuenta la inflación).

Han existido países que desafortunadamente no han podido pagar sus compromisos o han venido experimentando salidas masivas de capitales de sus instituciones financieras. Eso significa que los ahorradores y las personas que han invertido en instrumentos garantizados por esos gobiernos han perdido dinero. Aunque es algo remoto, eso es un riesgo latente.

Pero además, incluso cuando uno invierte en instrumentos con tasa fija garantizada, emitidos por gobiernos muy fuertes con ínfima posibilidad de que esto llegue a suceder, no hay que olvidar que estos instrumentos cotizan todos los días en los mercados financieros. Se pueden vender y comprar antes de su vencimiento. Entonces, su valor fluctúa de acuerdo con la oferta y la demanda de los mismos.

Tienen una cierta volatilidad; los de corto plazo, poca; los de mayor plazo pueden variar muchísimo. Imagínate comprar un bono a 30 años: aun cuando te garantice una tasa fija y un rendimiento cada cierto tiempo, en un periodo tan largo muchas cosas pueden pasar y eso puede impactar su valor de mercado.

Por eso mismo debemos entender que no existe ninguna inversión sin riesgo. Lo que sí hay son inversiones de bajo riesgo y otras de alto riesgo. La buena noticia es que, en inversiones, el riesgo lo podemos conocer de antemano y lo podemos controlar a través de herramientas como la diversificación.

Esto significa que con un poquito de cultura financiera podemos tomar decisiones adecuadas sobre el nivel de riesgo que queremos asumir.

En inversiones, el riesgo no se mide nada más como la posibilidad de perder nuestra inversión. Claro que esto puede pasar si invierte todo su dinero en una sola cosa y eso sale mal. Ésa es una de las razones por las cuales es importante diversificar y no pensar nunca en “el instrumento ideal”, sino aprender cómo armar un portafolio que sea adecuado a nuestros objetivos de inversión (horizonte o plazo), así como a nuestra tolerancia al riesgo, para que podamos dormir tranquilos por las noches, aun cuando existan sobresaltos en el mundo.

¿Cómo se mide el riesgo?

La manera como se mide el riesgo en inversiones es a través de la volatilidad; es decir, qué tanto puede variar el valor de nuestro portafolio. Siempre que armamos un portafolio de inversión, ya sea de corto o largo plazo, debemos tener un rendimiento esperado. La volatilidad mide también, estadísticamente, cuánto puede variar nuestro resultado real con respecto al esperado.

Es importante empezar a pensar en esos términos. No tanto si el dólar es una buena inversión en este momento, ante la incertidumbre (la cual siempre va a existir). Si conviene o no comprar bitcoins o si invertir en oro es bueno.

La realidad es que todos estos instrumentos pueden tener un lugar en nuestro portafolio, dependiendo de nuestro horizonte de inversión y de nuestra tolerancia al riesgo. Lo importante es precisamente hacer una combinación adecuada, de tal manera que podamos maximizar nuestro rendimiento potencial, pero sin exceder nuestra tolerancia al riesgo.

Algunos activos como el oro (aunque parezca mentira, porque la gente lo ve como una inversión segura) o las monedas virtuales, son activos extremadamente volátiles (de alto riesgo), pero se comportan en sentido distinto a otros instrumentos más tradicionales. Entonces, combinarlos con ellos puede resultar en un portafolio con un riesgo menor.

No te engañes, no existe una inversión sin riesgo o segura. Pero sí existen inversiones que pueden ayudarte a cumplir tus objetivos de vida, con un riesgo controlado, de acuerdo con tu tolerancia personal.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.

Twitter:  @planea_finanzas@planea_finanzas

Joan Lanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com