Conforme el presupuesto federal para el 2022, no hay elementos para esperar la construcción de los 120 hospitales rurales prometidos por el presidente López-Obrador.

El anuncio en junio pasado fue de que a los 80 hospitales rurales que hoy ya pasaron a la red de IMSS Bienestar se sumarían otros 120 para sumar 200 y poder atender la salud de segundo y tercer nivel en zonas rurales.

Bueno pues en términos del presupuesto federal para el 2022, a ese anuncio aún no se le ve sustento. De acuerdo con análisis del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), la propuesta presupuestal del Ejecutivo sí le aumentó en un 66% al gasto per cápita de IMSS Bienestar, y ello sí es significativo e implica un esfuerzo en reducir la brecha para la población de menos recursos, pero la realidad es que en el PPEF no hay una cantidad especificada para invertir en infraestructura como la construcción de los prometidos hospitales.

Eso significa que el anuncio presidencial generó expectativa pero no se concretará; quizá fue una promesa demasiado adelantada, pues por lo pronto para 2022 no se ve de dónde saldrá para hacerlo realidad.

Lo que es claro, la actual administración cree mucho en IMSS Bienestar y en la fortaleza de sus servicios que ahora serán manejados por completo por la Institución que lleva Zoé Robledo, pero tal parece que financiado por el Insabi bajo un nuevo modelo que más bien se vislumbra experimental, como bien lo describió el diputado Éctor Ramírez Barba en su último artículo en las páginas de El Economista.

Una duda está en torno a los cientos de hospitales y miles de centros de salud que llevan las secretarías estatales de Salud. De esos no se está pensando que pasen a IMSS Bienestar o a IMSS; pero como se informa con claridad, se deja a interpretación y tal parece que los tomaría el Insabi. Hay entidades que ya están trabajando en entregar todos sus servicios al Insabi. Por ejemplo, con la reciente visita presidencial a Guerrero, se evidenció que se acelerará el pase de su red hospitalaria a la Federación, así como ya viene sucediendo con la de Oaxaca y Chiapas y en general las del sureste que han accedido. No es proceso fácil ni decisión de un día para otro dadas las dificultades con que operan la gran mayoría de nosocomios públicos en el país, muchos por irregularidades en su modelo de propiedad, porque tendrán que ceder los derechos y por otro lado la negociación laboral. Aquí varios gobernadores estarán negociando fuerte pues será la solución a enormes deudas que arrastran sus sistemas locales de salud, y si dichos adeudos serán absorbidos por el Gobierno central seguramente no será de a gratis.

Se habla de que entre otros que ya empezaron a ser operados por el Insabi están los hospitales grandes de San Luis Potosí (el Central y el Soledad), y también algunos de la ciudad de México, incluido el Hospital del Ajusco Medio, los 3 nuevos y otro que se va a construir.

Alcocer ignora a pacientes con enfermedades raras 

Ayer volvió a comparecer el secretario Jorge Alcocer acompañado del titular del Insabi, Juan Ferrer, sinque ninguno de los dos tuviera clara idea. A Alcocer le tocó responder las críticas de los diputados que le llovieron sobretodo al subsecretario Hugo López-Gatell.

Pero esta vez Alcocer no salió en defensa del subsecretario, pues dijo que a diferencia de López-Gatell que como vocero de la pandemia está en la promoción, él como secretario está en la acción. Aquí la duda es si el doctor Alcocer está en la acción entonces ¿porqué se dejó presionar por su subsecretario en torno al censo de enfermedades raras que el Consejo de Salubridad General (Consage) venía trabajando con todas las atribuciones desde hace meses?

Como cabeza del sector salud siendo presidente del Consage, el Dr. Alcocer debería ser congruente y hacer valer su palabra. Avaló en agosto la autorización de dicho censo de ER, está toda la evidencia, y luego emitió un oficio desdiciéndose y dando la orden de detener el proyecto.

No se sabe cuántos pacientes en México viven con alguna enfermedad rara, y para eso precisamente se requiere recolectar de datos rumbo a un registro, y aunque sean pocos, tienen los mismos derechos que cualquier paciente con alguna enfermedad común como cualquiera de las crónicas degenerativas o la misma infección Covid19. Al querer eliminar el esfuerzo del censo de ER están discriminando a esos pacientes que en muchos casos son niños cuya esperanza de vida es corta y sin atención médica más corta aún.

Cofepris digitalizada dice "adiós a las prórrogas"

Amplio entusiasmo hay entre el equipo de Alejandro Svarch en Cofepris por el lanzamiento de su plataforma Digipris con la que  digitalizará todos sus trámites y servicios. Promete realizar trámites seguros en 5 minutos, que para sus regulados -una enorme gama de empresas relacionadas con productos de consumo humano, particularmente la de medicamentos e insumos médicos- es una gran noticia.

La Cofepris con esto está generando expectativa aunque la industria tampoco se hace demasiadas ilusiones después de los años de retrasos que han derivado en un rezago de más de 10,000 trámites atorados, algo altamente costoso para el sector productivo.

Apenas arrancó la primera de 5 etapas. Aquí lo relevante es que cada trámite de Cofepris tendrá trazabilidad, es decir, cada uno de los eslabones del proceso será transparente y se podrá verificar ante cualquier duda o requerimiento de información. Si verdaderamente Cofepris lo logra significará un control de procesos para entonces poder luchar contra la corrupción y la discrecionalidad en ese organismo regulador tan importante para la salud y la economía del país.

Por lo pronto, hay que decir que el reto de Cofepris en remontar los miles de trámites arrastrados de los últimos 3 años no es menor, pues si bien la nueva administración con Svarch ha avanzado respecto del enorme rezago que dejó José Novelo con su igual enorme prejuicio y desconocimiento, hoy los trámites pendientes aún son retadores.

Como referencia, la página de Cofepris Tracker de AMIIF reporta pendientes 507 modificaciones a condiciones del registro sanitario, 172  prórrogas de registro sanitario, 353 trámites de protocolos de investigación clínica y 18 certificados de buenas prácticas, así como 11 trámites pendientes del comité de moléculas nuevas.

maribel.coronel@eleconomista.mx

Twitter: @MaribelRCoronel

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.

Lee más de este autor