No hay dinero… Está en riesgo el pago de la nómina . Ha dicho el ministro de Hacienda español, Cristóbal Montoro, el martes de la semana pasada (Tontoro, le dicen los que no le quieren) y la prima de riesgo soberano aumentó a 6.5% este martes, un nuevo récord en España. La mala situación económica de ese país está empeorando, el desempleo supera 24% y se anticipa recesión hasta el 2014. Inoportunas, las comunidades autónomas de Valencia, Murcia y Cataluña piden rescate a un gobierno central que se tambalea, pronto la pedirán también las otras comunidades. España y los otros países de la periferia de la zona, Italia, Portugal, Irlanda,y Grecia, están al borde del precipicio. Está prácticamente cerrado el acceso a crédito a las empresas, bancos y gobiernos de estos países en el contexto de la desintegración de los mercados financieros de Europa.

Hasta ahora ha fracasado el acuerdo de los líderes políticos de la eurozona de junio 29 orientado a desactivar el circuito de realimentación negativa de los riesgos soberano, bancario y de divisas. El riesgo de divisa se genera por la posibilidad de que uno o varios de los países miembros de la euro zona la abandonen y reintroduzcan una moneda nacional. Se acordó hacer al BCE regulador de los bancos sistemáticamente relevantes y agente financiero en la compra de deuda soberana del nuevo Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede). El Mede, que cuenta con una capacidad de préstamos de 500,000 millones de euros, está autorizado a colocar capital en los bancos para recapitalizarlos, reestructurarlos o liquidarlos y comprar deuda soberana a discreción. Así, el Mede podría, en teoría, funcionar como el prestamista de última instancia del mercado de bonos soberanos, función prohibida por ley al BCE.

Considero que este acuerdo es un paso importante para la solución de la crisis.

Pero el diablo está en los detalles. El Mede todavía no es operativo y todavía no es claro cuáles son su objetivos concretos. En principio, para desacoplar el riesgo bancario del soberano, se debe estar dispuesto a asumir pérdidas importantes en la gestión de los bancos, esto difícilmente será aprobado por el tribunal constitucional de Alemania, que ha prohibido al gobierno asumir riesgos de pérdidas ilimitadas en los esfuerzos de rescate financieros de la eurozona. Si esto no fuera posible, continuarán vinculados el riesgo bancario y el soberano.

Supongo que el mecanismo se pondrá en funcionamiento manteniendo cierta ambigüedad sobre este tema. Un asunto mucho mas importante es el tamaño del fondo; 500,000 millones de euros es mucho dinero para rescatar a Grecia, Portugal e Irlanda, pero parece muy poco para capitalizar la banca y estabilizar los mercados de deuda soberana de Italia y España, la tercera y cuarta economía de la eurozona. Un Mede con recursos limitados no puede funcionar como prestamista de última instancia. Para alejar a los especuladores, necesita una bazuca y los líderes europeos le han dado una pistolita de agua. Los especuladores lo saben y actúan contra España con total impunidad, a pesar de los mejores esfuerzos del gobierno de Rajoy, que desesperado suplica la intervención del BCE.

George Soros hace tiempo propuso la solución a la falta de recursos del Mede. Dotarlo de una licencia bancaria que le permita apalancar por lo menos 10 veces los 500,000 millones de euros a través de las facilidades de liquidez del BCE. De esta manera tendrá su bazuca y podría funcionar como el prestamista de última instancia de los mercados de deuda que la ley prohíbe al BCE. El riesgo soberano se queda en el Mede, cuyo capital es aportado por los 17 países miembros de la eurozona.

rfeliz@eleconomista.com.mx