Lo que tanto critica, reprocha y condena en campaña, Josefina Vázquez Mota, al decir yo voy yo voy ’’ tan en su tono panista, para desaparecer corrupción, transas y triquiñuelas a las que se dice ajenas, fue expuesta en un documento de 10 páginas y cuatro más de anexos.

Es cierto, Vázquez Mota está contra esos usos y costumbres, lo que no la exenta de haber hecho uso como política que es. Resulta que Hilario García Valdez, que podría ser un hijo de vecino, no lo es.

Su historial es real, lo pueden buscar. Es ahora el presidente de la Fundación Frente a la Lucha Contra la Corrupción, la Impunidad y la Rendición de Cuentas’’.

Podría ser otra organización fantasma’’ o civil, no gubernamental u lo que sea, de esas que hay un montón, unas de ellas, verdaderas cuevas de Ali Baba y sus 40 ca...nes’’.

Presentó García Valdez ante los medios oficios, recepciones con sellos y documentos firmados por responsables de la Procuraduría General de la República (PGR), que se remontan a presuntos actos constitutivos de delito del 2006 y 2008.

Dirán ustedes. ¡Ha! Otra charada. Igual pensamos algunos reporteros invitados a una conferencia. Entregó el documento, no fue verbo’’ sino sustantivo. Ahí están las denuncias contra La Jefa’’ Vázquez Mota.

Están relacionados a su paso por las secretarías de Desarrollo Social (SEDESOL) y Educación Pública (SEP) e incluso una queja del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI).

¡Claro, ella era la cabeza de esas instituciones! No tenía que conocer todo lo que ahí se desarrollaba.

Sólo hay que recordar. Por menos doña Vázquez Mota, ha imputado corrupción y malos manejos al exgobernador de Coahuila y exdirigente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Humberto Moreira, así como a tres exgobernadores de Tamaulipecos, identificados en este espacio como los Tres Huastecos’’.

Si esto es así. Por omisión’’ a los que acusa, ella no podría quedar ajena a ser omisa’’ y aclarar.

¿No es cierto?

Si su hermana, Margarita Silvia Vázquez Mota, renunció a un cargo dentro de la Procuraduría General de la República (PGR) a principios de mayo pasado, para no explicar o involucrar a la candidata blanquiazul y luego ella, decidió alejar de su equipo a Juan Molinar Horcasitas.

Esto, para no recibir reclamos sociales de los padres y familiares por el deceso degradante y ominoso, de 49 hermosos niños, que fallecieron asfixiados y sin poder luchar por su vida en la guardería ABC’’ de Hermosillo, Sonora.

Cierto. Hay responsables del gobierno priísta del entonces Eduardo Bourns Castello, ese enano de tamaño, pero grande en riqueza con su empresa Bachoco’’.

Bien su lectura de Vázquez Mota. Si somete al escarnio a otros, ella debe ser coherente y deslindar cualquier transa o triquiñuela, realizada por sus excolaboradores, dado que como pasa el tiempo, sigue perdiendo fuerza y suma amigos, aunque diga que la lucha electoral rumbo al 1 de julio es entre ella y El Amoroso’’ Andrés Manuel López Obrador, despreciando a El Astroboy’’.

COMMODATO

Van 30 cateos a inmuebles de los exgobernadores de Tamaulipas, marcados con el sello de la escuadra del PRI, Tomás Yarrington Ruvalcaba y Eugenio Hernández Flores, eso es bueno.

Lo urgente es que la PGR acelere el caso. Detenerlos, sujetarlos a declaración o arraigarlos, significarán puntos a La Jefa’’, con que va a argumentar su verdad’’.

Caso contrario, la única encuesta memorable y real, será la del 1 de julio.

Porque en el debate del próximo domingo, a la mejor sale algo más que una edecán.

¡Y tan, tan!