Frase ideal para las candidatas del Partido Acción Nacional (PAN), a la Presidencia de la República y Jefatura de Gobierno del Distrito Federal (GDF), Josefina Vázquez Mota e Isabel Miranda de Wallace, respectivamente, porque sus equipos de campaña, están como Pier No Doy Una’’: una caricatura y sus cuartos de guerra’’.

Nadie regatea las cualidades que tienen como madres, cónyuges e hijas. Sus cartas credenciales son inmejorables, pero se les nota, andan solas’’, porque las bases panistas o grupos’’ que han dividido ese partido político en 11 años de ostentar el poder, siguen mareados. Creen aún en elecciones de estado’’.

Doña Josefina, con su menú pando’’, no termina de jalar. A esas masas que presume cuando yo fui blablablá blablablá ’’, nada más no prende. Tampoco el machote de Enrique Peña Nieto, el Astroboy, solo por que trae detrás a la Nomenklatura’’ y El Rayito de Esperanza, Andrés Manuel López Obrador, quien lleva casi seis años en campaña.

Tan así están que la presidenciable, ya pidió cambios de tanque de oxígeno, ajeno a los mareos que la aquejan. Y que han hecho especular. Acaso el expresidente Vicente Fox no se consumía Prozac’’ y al actual mandatario, los rumores regados a su afición al Dios Baco’’. No por eso son incompetentes, sino bohemios y nada más.

Los actos de campaña, discursos e improvisaciones, no han sido nada saludables para Vázquez Mota, ni para sus correligionarios de partido.

Las copias de la Niña, la Pinta y la Santa María de Josefina e Isabel, es tan burdo que se copian al carbón llegar a su registro como candidatas en motocicleta.

¿Qué necesidad? ¡Si o no! Es pregunta.

Desde ahí no hay originalidad. La presidenciable alegó denso tráfico automovilístico. Se entiende. Pero fue más porque siempre se le ocurría llegar tarde. No se entendió si era por diva, miedo o porque se le daba la gana.

Doña Isabel, en plena Semana Santa, se le ocurre lo mismo. Sustentó la acción, porque los motociclistas eran parte de un grupo de su desaparecido hijo Hugo Alberto, que la elevó, como una luchadora social, sin ningún cuestionamiento.

En principio, no es panista. El blanquiazul no tenía a nadie, aunque todos más o menos conocidos peleaban el hueso’’ de ser candidatos. Ella no bastará, porque la pelea está, entre Batmancera’’: Miguel Ángel Mancera, con apoyo de la Nomenklatura’’ perredista y doña Beatriz Paredes, que echará mano de los mandos territoriales: a los holigans’’.

Isabel Miranda, fue exhibida en la revista Proceso’’ con la ficha, signalética, cuando fue detenida y procesada.

No es por presumir. Chequen el diario El Economista del 23 de marzo del 2011. Lo publicamos éste que firma. Se nos acusó de todo e incluso nos iba a demandar.

Estamos acostumbrados a reacciones de ese tipo. ¡Ojo, ni dije amenazas! Eso es otro cantar y mejor ni les cuento.

Ella, adelantó, que no aplicaría juego sucio. Pero del Gobierno capitalino los leales a Miguel Ángel Mancera, entregaron la foto y lo publicado por algunos reporteros de la fuente de PGR.

¿Quién filtró?

Pregunten al GDF, que le hicieron un flaco favor a Miguel Ángel Mancera.

Porque ahora hay sospechosismo’’, sólo porque el candidato del PRD, estaba al frente de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), cuando cayó en desgracia su enemiga ahora a la Jefatura de Gobierno.