Nadie quiere que Grecia diga adiós al euro, pero la probabilidad de ocurrencia, que se sitúa en torno al 50%, sumado a la larga espera de las nuevas elecciones parlamentarias del 17 de junio, siguen dominando el día a día en los mercados mundiales... la incertidumbre aumenta, así como la volatilidad.

Los líderes europeos han manifestado su voluntad por evitar un desenlace catastrófico, pues las consecuencias en los mercados financieros y en la economía global serían nefastas. Sin embargo, hasta ahora prevalece la rígida postura alemana, que se opone a soluciones como la emisión de un Eurobono, insistiendo en el cumplimiento de impopulares programas de "austeridad" fiscal.

En Grecia, donde la población ya se manifestó en contra de dichos programas, un 80% quiere permanecer en el euro, mientras que las autoridades interinas siguen intentando demostrar que se está cumpliendo con los compromisos acordados.

La economía estadounidense, específicamente el sector inmobiliario, continúa dando señales de, al menos, estabilización. Durante abril se vendieron 343 mil viviendas nuevas, un crecimiento de 3.3%, superando ampliamente las expectativas de mercado (335 mil), mientras que los precios aumentaron 1.8% en marzo, superando el 0.3% estimado.

En el Reino Unido, las ventas retail decepcionaron, al caer 2.3% en abril, decepcionando a los analistas que estimaban un caída de sólo 0.8 por ciento.

En Japón, las exportaciones se aceleraron en abril, de 5.9% a 7.9%, a un ritmo menor al estimado por el consenso de mercado (11.8%). En tanto, las importaciones se desaceleraron de 10.5% a 8%, bajo el 10.1% estimado. Por otro lado, el Banco de Japón mantuvo las directrices de política monetaria, manteniendo la tasa en 0.1% y el programa de compra de activos en 1.8 trillones de yenes.

El crecimiento del PIB en Malasia se desaceleró de 5.2% a 4.7%, levemente sobre las expectativas de los analistas, mientras que la inflación se desaceleró de 2.1% a 1.9%, en línea con el consenso de mercado. En Taiwán, asociado a la desaceleración en China, la producción industrial registró en abril una caída de 2.3% con respecto a igual mes del año pasado. Si bien la cifra representa una menor desaceleración con respecto al mes anterior (-3.4%), ésta se ubicó por debajo de las expectativas.

El Banco Central de Brasil, que desde hace largo tiempo se ha caracterizado por su pragmatismo monetario, vendió USD 1,300 millones en swaps de monedas en el mercado, con el objetivo de defender la moneda, que se ha visto castigada significativamente en la reciente ola de aversión al riesgo.

En una jornada de altos y bajos, una vez más Wall Street cerró con resultados mixtos. El Dow Jones cerró con una leve caída de 0.05%, mientras que el S&P 500 subió 0.2% y el Nasdaq ganó 0.4%. Este último índice se vio favorecido por los resultados de HP al primer trimestre del año, superando en 8% las estimaciones de los analistas.

Las bolsas en Latinoamérica cerraron con caídas, entre moderadas y leves. México y Colombia anotaron caídas de 0.2%, mientras que el Bovespa brasilero, la bolsa de Lima y el IPSA de Santiago registraron pérdidas en torno a 0.8%. Gracias a los anuncios del Banco Central, el real brasilero rebotó 2.6 por ciento.

Las bolsas europeas corrigieron luego de dos jornadas de "esperanza". La bolsa de Milán cayó 3.6% y Madrid perdió 3.3%. El Cac francés bajó 2.6%, el FTSE de Londres 2.5% y el Dax alemán 2.3%. El euro sigue bajo presión, cayendo hasta 1.25.

Los mercados asiáticos cerraron con pérdidas, encabezadas por la caída de 2% del Nikkei. Taiwán cayó 1.8%, Corea perdió 1.1%, mientras que el Sensex de la India bajó 0.5% y la bolsa de Shanghai retrocedió 0.4%.

* "Nunca digas adiós". Hit de Bon Jovi.