CANTÚ S.A.

¿Se acuerdan de Guillermo Cantú, que fue jugador de futbol y luego director de Selecciones Nacionales? Bueno, pues él era uno de los asesores especiales que tenía Amado Yáñez en el equipo de Gallos Blancos de Querétaro y, ante el desastre que se avecina, se ha dado a la tarea de buscar empresarios nacionales importantes que tengan la capacidad económica de tomar al equipo como un negocio en marcha y se hagan cargo sobre todo de sus deudas y sus costos de operación.

Vale la pena recordar que Amado Yáñez no tiene hasta ahora órdenes de aprehensión o de presentación ante autoridades judiciales, por lo que está en la capacidad legal de vender al equipo de la mejor manera posible. Una de las opciones más fuertes son los empresarios que se alinearían detrás de Guillermo Cantú. No se tiene precisado el monto de la operación o el alcance de la misma, pero se dice que además del equipo de Querétaro se quedaría también con los Delfines de Ciudad del Carmen.

Esta operación tendría el visto bueno del presidente de la Liga Mx, Decio de María Serrano, desde ya; incluso le podría dar dinero en efectivo a Yáñez para su defensa por el caso de Oceanografía, además de darle certidumbre a las dos instituciones del futbol mexicano.

CATALIZADOR

La construcción del nuevo aeropuerto de la ciudad de México será el principal catalizador para el crecimiento del Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur) de Fernando Chico Pardo.

Dicen analistas que eso podría incrementar el tráfico aéreo de Asur en más de 3 millones de pasajeros. Actualmente mueve a poco más de 21 millones de pasajeros en un año. Pero esto sería no antes del 2018, que supuestamente sería la fecha en la que estaría terminado y echado a andar el proyecto en cuestión.

Expertos se van por la opción de la ampliación de la terminal aérea actual, donde dicen se ampliará la capacidad de pasajeros hasta 80 por ciento. Eso significa dar servicio a más de 50 millones de personas al año.

Asur deberá cooperar con su granito de arena y meterle una lana a la ampliación del aeropuerto de Cancún. Se habla de una inversión aproximada de 7,000 millones de pesos en los próximos años.

PALOMITA PARA GRUMA

Ayer la calificadora de riesgo Standard & Poor’s México, que lleva Víctor Herrera, subió las calificaciones de Gruma, de BB a BB+ , por su mejor desempeño y política financiera. Lo anterior, refiere, porque la emisora ha mostrado una política financiera más moderada, evidente a través de su enfoque para reducir deuda y mejorar su rentabilidad, derivando en mejores indicadores financieros respecto de los esperados al cierre del año pasado.

S&P ve con buenos ojos el hecho de que Gruma mantenga su compromiso de reducir su deuda al mismo tiempo que mejora su rentabilidad, especialmente después de la adquisición de la participación que solía tener Archer Daniels Midland Co (ADM) en Gruma, hecho que fortaleció su margen de EBITDA y sus indicadores financieros clave hacia el cierre del 2013.

SEGUNDA VUELTA

Grupo Gigante de Ángel Lozada tiene una segunda oportunidad. Primero pugnó por hacerse de Vips y, aunque ofreció más, se quedó con las ganas, pues ahora ante la posible venta de Comercial Mexicana Gigante podría estar interesado en adquirir la división de Restaurantes California.

Aunque no hay nada formal, la compañía ha mostrado interés, por lo menos así lo dijo el director de Toks, Federico Bernaldo de Quirós.

En enero, La Comer de Carlos González Zabalegui confirmó que ha tenido acercamientos con grupos empresariales interesados en una asociación o incluso en la venta.

California tiene 61 unidades en el país y Toks (la cadena de restaurantes de Gigante) tiene más de 100 sucursales. A ver si ahora sí se les hace.

DESCABEZAR LA CNH

Lo que viene en el paquete de leyes secundarias de la reforma energética es de pronóstico reservado en el caso de la Comisión Nacional de Hidrocarburos. Parece ser que junto con el nuevo marco legal habrá también un nuevo jefe, y es que el relevo de Juan Carlos Zepeda como presidente es casi un hecho.

Este economista que peleó con todo por mantener al organismo independiente de Pemex pagará la factura de sus dichos y en el nuevo régimen no olvidan que fue a Estados Unidos a contarle a un periódico que la paraestatal no debería estar intentando hacer perforaciones en aguas profundas porque primero, no sabía; y segundo, no tenía ni idea de cómo armar un plan de contingencia en caso de un accidente grave como el de la plataforma Deepwater en el activo Macondo en el Golfo de México.

Así que, en el clima de nadie sabe para quién trabaja, los dientes que siempre pidió Zepeda para su organización los podrían tener; pero al menos con un nuevo inquilino: ponga en la lista de sustitutos al ex director de Pemex Exploración y Producción, Carlos Morales; al creador de los Contratos Integrales, Sergio Guaso y por supuesto al actual director interino de PEP, Gustavo Hernández García. Todos ellos muy enfrentados con Zepeda.