Temido, más que odiado, Joe Arpaio, el jefe de la policía del condado de Maricopa, en Phoenix, tiene el poco presumible récord de haber descubierto, capturado y deportado a más de 38,000 indocumentados centroamericanos.

Por su trabajo y su forma de ser, el alcalde de la capital de Arizona, Phil Gordon, lo ha llamado nazi . Inevitablemente, la fama de este tenaz policía, de 77 años, se multiplicará –para bien y para mal–, a partir de la entrada en vigor de la Ley SB 1070 en Arizona.

Arpaio se vende a sí mismo como el sheriff más duro de América y se ha ganado a pulso la reputación que lo iguala con Adolf Hitler. Hace no mucho ordenó la construcción de un campo de concentración para criminales de poca monta e ilegales, que portan uniformes como los judíos confinados en Auschwitz y son obligados a vestir ropa interior color rosa. Al perímetro de las ocho cárceles que están bajo su jurisdicción –donde está alojada la cuarta mayor población reclusa de todo el mundo–, están proscritos los illegal aliens. Es decir, no se admiten las visitas, para los mojados que allí purgan su condena.

El uniformado no propuso la nueva legislación antiinmigrante, claro está, pero no tiene objeción de conciencia para aplicarla. Todo lo contrario. Apenas anoche, en el show de Larry King, que transmite la cadena de paga CNN, tuvo un acalorado debate con Al Sharpton, el histórico reverendo de color, epítome del movimiento en defensa de los derechos civiles en la Unión Americana.

Arpaio tiene una voz melosa. Su lenguaje es sencillo y comprensible. Con algo de cinismo y poca convicción, sostuvo que la nueva ley no está dirigida a los latinos y que no dará lugar a prejuicios raciales.

No haremos eso. Nosotros hemos arrestado a centenares y centenares de personas y jamás tuve problema alguno, hasta que el amigo de Al, el Presidente (Obama), después de 60 días en el cargo, y su Departamento de Justicia lanzaron una investigación contra mí y mi gente, por presuntas violaciones a los derechos humanos , replicó.

Algo tiene que hacerse , insistió, el gobierno federal necesita ayuda y nosotros estamos aquí, para ayudarlo .

Sharpton se ha puesto decididamente al frente de los antagonistas de la nueva legislación y adelantó que si la Suprema Corte no frena la nueva legislación, la cual otorga autoridad a la policía local para requerir la documentación de cualquier persona que sea detenida bajo sospecha de haberse internado ilegalmente a territorio estadounidense, encabezará una megamarcha, en Phoenix.

Me ha llamado Bull Connor, ha pedido mi renuncia. Usted ha impulsado a los activistas a perseguir a mis subalternos , reclamó Arpaio al reverendo, estoy realmente triste, porque ahora usted está tratando de perpetuar más la violencia, si es que habrá violencia .

Las reacciones de condena del gobierno mexicano han sido enérgicas y contundentes. Llama la atención; sin embargo, que sean vanas y tardías.

La oficina del sheriff Arpaio ya contaba con 100 elementos capacitados para actuar como policías migratorios, mismos que habían recibido cinco semanas de entrenamiento, por la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés). Llevaban más de 2,000 indocumentados detenidos cuando su actividad se vio frenada por órdenes del presidente Barack Obama, el pasado 15 de octubre del 2009.

A principios del 2010, el sheriff Arpaio puso en marcha un nuevo programa de entrenamiento, para capacitar a 900 agentes que estarán encargados de hacer cumplir la ley SB1070.

Está demostrado que dotar a los agentes de la capacidad de cumplir todas las leyes de inmigración no es ninguna carga adicional a los recursos, como afirman algunos críticos. Su argumento es falaz, pues ellos no quieren que las leyes para detener la inmigración ilegal sean reforzadas .

Los argumentos del sheriff Arpaio y la gobernadora Jean Brewer, son paradójicamente similares a los que las autoridades mexicanas utilizan para justificar su ofensiva contra el crimen organizado. Para ellos, Phoenix se ha convertido en una plaza donde los traficantes de personas y drogas tienen actualmente una intensa actividad.

En un operativo ejecutado apenas la semana pasada, la policía de Maricopa sorprendió a 10 inmigrantes ilegales, cerca de Gila Bend, cuando sacaban del desierto 10 valijas, retacadas de marihuana. En ellas acumulaban 500 libras (250 kilos) del enervante.

Y mientras crece el debate, el sheriff Arpaio se alista para llevará a cabo su décimo quinto operativo cazainmigrantes ilegales.

Efectos secundarios

REFORMA MIGRATORIA. En el marco de la tala regulatoria que ha impulsado la Secretaría de la Función Pública, ha ocurrido una tremenda transformación en los trámites migratorios. A partir del próximo 30 de abril, el Instituto Nacional de Migración (INM) unificará los diferentes formatos que deben llenar los ciudadanos extranjeros que ingresan al país, de manera que ahora todos usarán la Forma Migratoria Múltiple (FMM), tipo credencial, y se dejarán de expedir las FM2 y FM3.

LANZAMIENTO. Con una conversación entre los periodistas William Gentile y Epigmenio Ibarra sobre fotoperiodismo, guerra y ética, arrancan las actividades de la Fundación Mexicana de Periodismo de Investigación, el próximo 4 de mayo. El encuentro tendrá lugar en la Casa Refugio Citlaltépetl.