En medio de anuncios donde, de un plumazo baja Moody´s la calificación financiera a 28 bancos europeos, amenaza a Estados Unidos con degradarle del AAA donde lo tiene clasificado y recorta tres escalones la deuda española, el mensaje de que podría elevar la calificación de México es muy positiva.

Cierto, como me lo explicó el economista de Barclays, Marco Oviedo, el mercado ya había descontado desde antes la mayor confianza que les inspira México. Para muestra, está el 50% de la tenencia de los bonos M que están en manos de extranjeros.

Pero el mensaje, claro y directo de Mauro Leos, quien es el Regional Senior Credit Officer de Moody´s, es que México ha pasado con creces, el filtro más severo con el que están evaluando a los emisores calificados por la agencia.

No hay lugar para matices. Si el responsable de entrevistar a los agentes económicos de México ha decidido difundir en su Conferencia Anual, la de Moody´s, la intención que sí tienen de elevar la nota al soberano mexicano, es claro que el siguiente paso, será reubicar a México entre los emisores con calificación A3 .

Basta recordar el año pasado, durante la 12ª Conferencia Anual, Leos fue claro al precisar que se tenían que fortalecer las fuentes de financiamiento del país para limitar la dependencia de los ingresos petroleros. Hoy, este mismo factor ha sido rebasado, según nos explicó, por las tres novedades que han observado en el desempeño mexicano en medio de la crisis mundial:

La mayor competitividad con China; el mejor desempeño económico frente a Estados Unidos, con quien compartimos un estrecho ciclo; y la creciente participación del crédito bancario en el desarrollo.

Fortaleza rubricada

No hay lugar para suspicacias. Leos nos platicó en la rueda de prensa de hoy, que ya sostuvo reuniones con el equipo de transición de Enrique Peña Nieto, y nos anticipó que les ve muy buenas intenciones de impulsar las reformas que requiere el país para crecer más.

Sin embargo, pidió mesurarar las expectativas sobre la posibilidad de que se concreten los cambios, pues para lograrlo se requiere un trabajo de fina negociación política y acuerdos con sectores sociales, partidos políticos y sindicatos.

Pensar que está pactado el upgrade para cuando entre Peña Nieto a los Pinos, es buscarle tres pies al gato.

Ahí van tres pistas más.

Moody´s fue la única calificadora que mantuvo el grado de inversión de México en Baa1 , pese al terremoto del 2009, como aludió Mauro Leos a la crisis mundial. Y para seguir con la imagen, nos dijo que las finanzas públicas han resistido mucho más que bien, las réplicas del mismo meteoro.

De confirmarse el anuncio, la casual filtración del responsable de sugerir al comité de calificación, la nota crediticia del país, Moody´s sería, otra vez, la primera agencia en reconocer la fortaleza financiera mexicana.

Allá, por marzo del año 2000, fue la primera en otorgar al soberano mexicano, el grado de inversión.

Tercera y última pista. Pese a la mega crisis mundial, que está por conmemorar su cuarto aniversario, y no obstante a la recesión profunda que sufrió la economía mexicana en 2009, no ha habido un endeudamiento mayor ni en el sector público mexicano ni en sus hogares. No hay riesgo de una crisis fiscal, no hemos protagonizado ataques especulativos, nuestro sector bancario está solvente y bien capitalizado y hay confianza en el mercado acerca de México. ¿Por qué no nos darían una mejor calificación? Para mí, ya se habían tardado

Por si se preguntaban

¿Qué significa un upgrade para México? el estatus de calificación A donde podría colocarse nuestro emisor soberano, es decir el gobierno, es ocupado por quienes tienen una menor probabilidad de insolvencia, es decir, que tienen un perfil financiero de mayor certidumbre.

Actualmente se encuentran en el escalón de A3 , donde pasaría México, emisores como Malasia y Sudáfrica.

Y el cambio en la nota crediticia abarataría el costo al que consigue México financiamiento en el mercado, que actualmente es de 9%, contra el de 6% al que consigue endeudarse un país calificado con la nota A .

Según la nomenclatura de la agencia, los títulos calificados con A tienen buenas cualidades como instrumentos de inversión y son considerados como obligaciones de calidad media alta .