México tiene el más alto grado de desigualdad y discriminación laboral hacia las mujeres en Latinoamérica.

En ese trato disparejo pierden no solo las mujeres, sino todo México porque las mujeres representan un enorme potencial económico.

El maltrato hacia las mujeres en el ámbito económico es evidente y tiene métricas. En ese contexto llamaron la atención las declaraciones del secretario de Hacienda, Arturo Herrera.

Dijo que en 20 o 30 años no habrá cambiado radicalmente la situación actual (de discriminación laboral de las mujeres) de mantenerse la lentitud con la que se ha avanzado en México en la inclusión de las mujeres al mercado laboral.El responsable de las finanzas públicas refirió datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Sólo 43.1% de las mujeres mayores de 15 años están en el mercado laboral. En contraste, 74.5% de la población masculina de más de 15 años forma parte del mercado laboral. Esto implica que hay una diferencia de más de 30 puntos porcentuales. Ese es el grado de desigualdad en México entre hombres y mujeres en lo que se refiere al mercado laboral.

Si se observa en comparación con otros países de Latinoamérica, la desigualdad de las mujeres es mayor. En Colombia, por ejemplo, 50.1% de las mujeres del grupo de edad de más de 15 años, forman parte del mercado laboral. En Argentina, la cifra llega a 45.2% y en Perú a 67.9 por ciento.

Los datos estadísticos de Inegi son reveladores. El reconocimiento público de Herrera de la problemática es un avance. Pero deja mucho que desear el bosquejo de solución que planteó.

Dijo que es necesario cambiar (esta situación) de manera decidida y señaló que tanto la pandemia del Covid-19 como la firma del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) representan una oportunidad para esos cambios. Sin duda se quedó corto porque lo que en realidad hace falta es una política de Estado que esté orientada a resolver en general toda la problemática de las mujeres.

Una política de Estado que evite los feminicidios, las violaciones y el maltrato, hasta la discriminación de acceso al mercado laboral, salarios inferiores respecto del de los hombres y en general las oportunidades de ascenso en todas y cada una de las escalas laborales.

Resulta evidente que la pandemia del Covid-19 ha representado un recrudecimiento de la violencia en contra de las mujeres y en el ámbito laboral las cifras dejan claro que son éstas las que han tenido que abandonar su fuente de empleo, o han tenido que transitar a la informalidad.

En cuanto a que el T-MEC puede ser parte de la solución, es probable aunque no es una garantía. La prueba es que el TLCAN, que entró en vigor en 1994, no provocó el milagro de un trato más igualitario hacia las mujeres.

Sin una política de Estado en favor del género femenino, las cosas no van a cambiar.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), encabezada por Alicia Bárcena, dijo que la pandemia ha profundizado los nudos estructurales de desigualdad y recalcó que hay una contundente salida de la fuerza laboral de las mujeres y mayor informalidad.

La Cepal propuso  la creación de un ingreso básico de emergencia para las 13 millones de mujeres de la región que perdieron su empleo en 2020 debido a la pandemia del coronavirus.

Bárcena subrayó que este ingreso equivaldría a una línea de pobreza, es decir, a 120 dólares. Refirió que la crisis por la emergencia del coronavirus provocó que en la región la tasa de ocupación de las mujeres cayera más del 12% en 2020, lo que impactó en que la tasa de participación femenina, al menos en México, cayera de 44.5% a 40.9 por ciento.

Lo que queda claro en el contraste de los posicionamientos del secretario de Hacienda de México y la secretaria ejecutiva de Cepal, es que se requieren medidas de emergencia para enfrentar la coyuntura por el Covid-19, que pasan por apoyos fiscales a las mujeres y medidas de largo plazo inscritas en una política de Estado.

La desigualdad de las mujeres en materia económica y laboral no se resolverá por la emergencia del Covid o por el T-MEC, por sí mismas.

marcomaresg@gmail.com

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.

Lee más de este autor