Frente a las imágenes cada vez más recurrentes de fauna marina que muere por la impresionante acumulación de plástico que arrojamos al mar los seres humanos, el grito de: ¡muera el plástico! es políticamente correcto.

Y el agregado de ¡vivan los biodegradables!, parece muy consecuente.

El diagnóstico es desgarrador: a nivel mundial se extraen 60,000 millones de toneladas de materia prima para la producción de productos de plástico, la mitad no se recupera, su transformación trae más residuos y altos niveles de contaminación.

México no está exento de esta realidad, en el 2018 fue el principal generador de basuras de América Latina.

En promedio, a nivel nacional, se generan 1.16 kg al día por habitante lo que equivale a 117,000 toneladas de residuos en un solo día.

El 70% termina en ríos, mares, bosques, selvas, destruyendo el ecosistema.Prohibicionismo

Varios estados de la República Mexicana han prohibido el uso de bolsas de plástico: Querétaro, Veracruz y Baja California. Y en otros cinco se está legislando en la materia: Sonora, Durango, Jalisco, Nuevo León y Ciudad de México.

En la Ciudad de México que gobierna Claudia Sheinbaum se anunció en días pasados que estará prohibida, en el 2020, la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico al consumidor. El mayor impacto negativo que espera la industria es el próximo año, al entrar en vigor la nueva ley en la Ciudad de México, porque es en donde se concentra el mayor consumo.

Quiebras

El presidente de la Asociación de Industrias del Plástico, Aldimir Torres, lo resume así: este año cerrará con un crecimiento negativo por primera vez en su historia; la política prohibicionista ha provocado que las compañías fabricantes de bolsas operen a 10 o 15% de su capacidad y algunas ya colapsaron.

El impacto que está teniendo la aplicación de una política unilateral, sin diálogo con la industria, se traduce en quiebra de empresas, cancelación de empleos y pérdida de ingresos fiscales para el gobierno.

¿Biodegradables?

Los datos son escalofriantes: en México el consumo y producción de plásticos oscila los 7 millones de toneladas año y los productos de empaque, envase y embalaje representan 47%, es decir, más de 3.8 millones toneladas al año.

En recientes declaraciones, la jefa de gobierno se pronunció en favor de avanzar hacia la sustitución del plástico, por biodegradables. Aunque suena perfectamente correcto, la pregunta es si es posible hacerlo. La respuesta la tiene Aldimir Torres con datos contundentes: la capacidad de producción en el mundo en biomateriales es de 2 millones de toneladas; esa producción mundial no alcanzaría para satisfacer la demanda de México, pensando en que nadie más la usará.

Sin dejar de reconocer que la industria del plástico tiene que reajustarse, el representante gremial afirma: no se puede pretender “tropicalizar” lo que se hizo a lo largo de muchos años en los países europeos en un tiempo tan corto, sin diálogo, sin procurar que la industria se reajuste y con políticas prohibicionistas.

Economía circular

En el senado de la República, el presidente de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal, y los coordinadores de los grupos parlamentarios lo entendieron bien. Propusieron y firmaron con más de 60 empresas y diversas cámaras empresariales un acuerdo nacional para transitar a un modelo de economía circular, con el propósito de procurar un México sustentable en materia ambiental.

No es una ley o decreto, es un convenio con el que las empresas se obligan a compromisos específicos y conceden en que la autoridad revise su cumplimiento.

La economía circular funciona a partir de que se preserve, economice y recicle, repare y reutilice esos mismos recursos para producir otros.

Entre las empresas firmantes están: Coca-Cola México, Nestlé México, Danone, Bimbo, Herdez, y Walmart. Sin duda, el acuerdo consensuado parece mucho mejor alternativa que la política prohibicionista y unilateral.

[email protected]

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.