La elección se definirá con la negociación entre los jefes de los clanes, todos ellos muy cercanos al dueño moral de la franquicia morenista.

Hoy lunes 28 de septiembre termina la primera encuesta de reconocimiento para los aspirantes a dirigir Morena. Luego de ocho días, se conocerán los tres aspirantes de sexo masculino que competirán por la dirigencia de Morena. Es oportuno recordar que, por criterios de paridad de género, la reina inmobiliaria Yeidckol Polevnsky, Hilda Mirna Díaz Caballero y Adriana Méndez Romero pasaron sin filtros a la encuesta final.

Antes del 2 de octubre se darán a conocer a las seis personas que se someterán en la encuesta final para elegir presidente de ese partido.

Para el proceso final, las tribus morenistas colocaron a sus alfiles: I) Alejandro Rojas Díaz Durán, senador suplente de Ricardo Monreal; II) Mario Delgado, identificado con el grupo de Marcelo Ebrard; III) Porfirio Muñoz Ledo, apoyado por la nomenclatura morenista, y candidatos emergentes como Gibrán Ramírez, patrocinado por Zoé Robledo.

Aunque los aspirantes plantean construir partido desde abajo, la elección se definirá con la negociación entre los jefes de los clanes, todos ellos muy cercanos al dueño moral de la franquicia morenista.

Porfirio Muñoz Ledo, bateador emergente de la nomenclatura morenista, le puso sabor al proceso, señaló que expulsará a Marcelo Ebrard por intentar apropiarse del partido, que revisará la tesis de Gibrán y finalmente instaurará un proceso disciplinario en contra Alejandro Rojas Díaz Durán, su excompañero de batalla.

Uno de los punteros en la encuesta: Alejandro Rojas Díaz Durán propone dos debates para que la militancia conozca las propuestas, así como medir la capacidad de los aspirantes. Será muy divertido un debate con el diputado Muñoz Ledo, campeón de oratoria y los noveles valores morenistas, debe ser muy complicado rasgarle la piel a un cocodrilo.

Si bien en el gabinete de Andrés Manuel López Obrador el grupo de los puros gana espacios en el primer círculo del poder, expulsando a los funcionarios moderados del gabinete, en la contienda por la dirigencia morenista los grupos menos radicales (Monreal y Ebrard) imponen la agenda en el proceso interno.

En fin, mucho y mal manejado Covid-19, poca política y nulos resultados económicos son el proceso del marco que definirá la elección final en morena. Quizás en esta ocasión no haya luz al final del túnel para las tribus morenistas. Querido lector, hasta la próxima y siga cuidándose, porque la pandemia todavía no se acaba.

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.