Fuera de la Permanente del Congreso de la Unión, sin mucha carga dentro de las comisiones legislativas de las que forma parte -es Secretario de la Comisión de Distrito Federal e integrante de las comisiones de RTC, Seguridad Pública y Hacienda– el senador Federico Döring Casar hace dos meses fue enviado por la dirigencia nacional del PAN a Coahuila como Delegado Especial para la Elección del Gobernador.

El legislador –al igual que el diputado federal Javier Corral, enviado al Estado de México, y Herbert Taylor, comisionado a Nayarit– no viajó solo, sino al frente de todo un equipo de colegas y funcionarios partidistas para tratar de reforzar las campañas por la gubernatura, las alcaldías y las diputaciones locales, que culminarán el próximo domingo 3 de octubre. A diferencia de los demás delegados, Döring no sólo se distingue por sus capacidades como operador electoral, sino también por ser uno de los principales destapadores de escándalos políticos. Basta recordar su principalísimo papel en los videoescándalos protagonizados por René Bejarano, Ramón Sosamontes, Carlos Imaz y otros funcionarios del Gobierno del DF en marzo del 2004.

Bastaron un par de semanas al legislador panista para encontrar el hilo de la madeja de corrupción que envolvería a la familia Moreira Valdés, a la que pertenecen Rubén, el candidato priísta a la gubernatura; Carlos, el dirigente de la Sección 28 del SNTE, y por supuesto Humberto, mandatario estatal con licencia y flamante presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI.

Apenas llegó, escuchó una serie de leyendas urbanas con una constante: el nombre del profesor Vicente Chaires Yáñez, exsecretario de Operación y Administración del gobierno coahuilense y hasta hace unos días coordinador administrativo del CEN del PRI, al que Döring Casar identifica como el prestanombres de los Moreira.

El Chairesgate se llegó a decir en los momentos iniciales de este avieso escándalo. Un funcionario de tercer nivel que ahora detenta concesiones radiofónicas y es un próspero empresario en San Antonio, Texas. En efecto, Chaires Yáñez aparece como accionista principal del Grupo Súper Medios de Coahuila, un holding de radiodifusoras y televisoras en Piedras Negras y Ciudad Acuña, el bastión minero de aquella entidad fronteriza. Las controla de la mano con su concuño, Arnoldo Rivas Duron.

Además, Chaires aparece como Gerente de las empresas Transnational Construction & Real Estate Corporation, Procon Marketing LLC y Vicap Global Investments con la ayuda de Rubén Flores Jr., titular de uno de los despachos contables y de asesoría fiscal más reputados en San Antonio, Texas. Los vínculos entre Flores y los Moreira surgirían por mediación de Chaires Yáñez. El punto de contacto sería la empresa Vicap Global Investments, misma de la que es Gerente el integrante del CEN priísta y fue registrada por el mandamás de Flores Group el 23 de mayo del 2007, de acuerdo con los registros a los que se pudo tener acceso vía el sitio en Internet corporationwiki.com

Otras fuentes acreditan que Vicap Global Investments tiene una facturación anual de unos 2.5 millones de dólares, mientras que Procon Marketing, en tanto, tiene una facturación anual entre 500,000 y 1 millón de dólares, aunque emplea a una plantilla de no más de nueve personas. Está domiciliada en el 7272 de Wurzbach Road, en el área metropolitana de San Antonio la misma dirección de Flores Group. Para más señas, las oficinas están a menos de 2 millas del Oak Hills Country Club, uno de los fraccionamientos preferidos por los mexicanos radicados en aquella urbe texana. Según Döring, en esta trama corporativa e inmobiliaria -que ha llegado a denominar el cártel de los Moreira - también participarían el representante del gobierno de Coahuila en Texas, Rodolfo Cámara.

Al respecto, sólo ha habido una respuesta por parte de Humberto Moreira . El Presidente Nacional del PRI habló con el periodista Ciro Gómez-Leyva y sostuvo: Es la guerra sucia que se implementa cada que va a haber elecciones, ante la desesperación de los adversarios de ver una ventaja tan fuerte. De ese tema, pasando la elección, con todo gusto hablo, antes no, si no fuera guerra sucia le entraría con todo gusto. Terminando, con todo gusto .

Eso sí, acusó al periódico Reforma –donde­ el Chairesgate apareció por primera vez– de prestarse a difundir información que busca lesionar su imagen pública.

Cierto es que muchas veces, lo que parece no es. Por lo pronto, Döring ya se apersonó en la PGR para exigir que se investige a Chaires y a quien resulte responsable , por presunto enriquecimiento inexplicable y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

EFECTOS SECUNDARIOS

¿ENLAZADOS? El senador panista Federico Döring apoya sus señalamientos contra lo que llama el cártel de los Moreira en los despliegues de información que hace el sitio corporationwiki.com. Cuando se teclea Humberto Moreira en el buscador de esa página aparece una persona residente en Pico Rivera, California. Se trata del presidente de Moreira & Sons Transportation Inc., una compañía de camiones con oficinas en el este de Los Ángeles y en Long Beach. Lo más probable es que se trate de una homonimia Al igual que @humbertomoreira, el twittero mexicano (ingeniero egresado del Tec de Monterrey, con maestría en la Harvard Business School), pero la pregunta de fondo: ¿están emparentados con el dirigente nacional del PRI?