Más de 120 jóvenes estudiantes de las licenciaturas de Derecho y Economía de 14 universidades, en cuatro estados de la República, participaron este año en el concurso, en donde asumieron los roles de investigadores e investigados en un caso hipotético de competencia económica.

La última semana de noviembre, en las instalaciones de Cofece y la Universidad Anáhuac, tuvo lugar un evento que ha venido expandiéndose de manera acelerada. Se trata del MootComp, competencia que congrega a estudiantes de licenciatura de Derecho y Economía, quienes, durante cuatro meses, preparan un caso de competencia económica por la vía escrita y defienden sus posturas oralmente ante jurados seleccionados entre las autoridades de competencia, el poder judicial, la academia y las empresas.

Este año, participaron más de 120 jóvenes, que conformaron 28 equipos provenientes de cuatro estados de la República y representaron a 14 universidades. La dinámica es la siguiente: a los equipos se les asignan los roles de autoridad investigadora o empresa. Se distribuyen materiales relacionados con un caso hipotético, que no tiene una solución evidente, sobre el cual, los equipos tienen que preparar un análisis y defender su postura. A la gran final llegan los mejores equipos que representan ambos roles.

El caso seleccionado este año trató sobre una alianza entre un grupo de productores pequeños de huevo en una región de un país hipotético. El caso es interesante porque la alianza se nos presenta como el mecanismo para lograr inversiones que permitan la expansión de las actividades de los productores, hacia negocios en los que no podrían incursionar en lo individual. Sin embargo, existen dudas por los posibles efectos que pudieron ocurrir, en los precios y la oferta en algunos canales de distribución y a nivel regional.

La autoridad investigadora debe construir una acusación, para lo cual debe analizar el procedimiento a seguir, entre concentración ilícita y práctica monopólica absoluta. Por su parte, la empresa debe construir una defensa basada en la presunta inexistencia de efectos anticompetitivos y en el logro de eficiencias.

El ejercicio obliga a los estudiantes a estudiar los fundamentos legales y económicos de la política de competencia. En particular, lleva a analizar y discutir conceptos fundamentales como la figura de la ilegalidad per se tratándose de prácticas monopólicas absolutas; el rol de la defensa por eficiencias; las técnicas para la determinación y cuantificación de daños; y la metodología para determinar el mercado relevante y el poder sustancial, entre otros.

Este año, los equipos ganadores estuvieron conformados por estudiantes del ITAM y la UANL, respectivamente, quienes tuvieron una participación destacada, aunque no fueron los únicos con un alto desempeño. Más allá del reconocimiento a quienes resultaron vencedores, el evento premia a todos los participantes, a través de la oportunidad única de acercarse al ámbito profesional y conocer las perspectivas de las autoridades y del mundo corporativo. Además, los estudiantes desarrollan capacidades de trabajo en equipo, análisis y exposición, aspectos fundamentales en el desarrollo de futuros profesionistas.

Un aspecto para la reflexión es que los equipos provenientes de las universidades privadas sobresalen. Aunque las universidades públicas participan, lo hacen en un número inferior a las privadas, considerando los tamaños relativos de uno y otro modelo educativo. Salvo honrosas excepciones, se percibe un desbalance en la capacidad de organización que favorece a las instituciones privadas. Es muy bueno que las escuelas privadas tomen un rol protagónico en la discusión de los temas relevantes en la agenda de las políticas públicas. Para quienes estamos involucrados en instituciones públicas debemos trabajar para ayudar a los estudiantes a lograr una mejor inserción en los ámbitos de discusión de estos y otros temas.

Carlos Orcí, organizador y fundador de este evento, así como las instituciones involucradas en la organización, deben ser felicitados. Espero que el MootComp continúe y se expanda. También, deseo que este ejemplo sea trasladado a otros ámbitos de la educación superior. Estoy seguro que con esfuerzos de esta naturaleza, tendremos jóvenes profesionistas mejor formados y con mayor consciencia sobre los retos que enfrenta el país.

*Consultor de Ockham Economic Consulting, especializado en competencia económica y regulación y profesor universitario.

Javier Núñez Melgoza

Consultor

Competencia y Mercados

Consultor en Competencia Económica y Regulación, además es profesor universitario.