En plena crisis de una pandemia, ¿qué economía puede dudar de que es una buena inversión comprar vacunas para proteger a su población?

La vacuna del coronavirus aún tardará, pero aun así cada país tiene que ir haciendo su guardadito para cuando salga al mercado porque seguramente será dura la competencia por adquirirla; ya nos pasó que por tardarnos en comprar equipo de protección nos quedamos a la zaga. La lección de comprar oportunamente debe estar bien aprendida.

Pero hablemos de las vacunas que ya existen y hoy más que nunca son primordiales. Es de esperar que hacia adelante, la actual administración le dé más prioridad a la compra oportuna y suficiente de inmunizaciones para cubrir toda la cartilla de vacunación y ésta la siga ampliando. El gasto promedio anual de México en vacunas fue de 7,000 millones de pesos, pero lo de este año no se sabe bien a bien dada la poca claridad sobre las compras públicas de estos insumos.

Hablemos específicamente de la vacuna de viruela. Aunque suene alarmista, hay un riesgo latente de que reviva la viruela. Por supuesto que en el actual escenario donde aún no salimos de una, nadie quiere hablar de la siguiente... Pero ahora más que nunca hay que abordarlo.

Bill Gates, quien venía advirtiendo de la actual pandemia por años, lo ha dicho varias veces en las últimas semanas: lo que estamos viviendo no es nada comparado con lo que puede venir con una epidemia de viruela.

Y hay señales temerarias: por un lado el avance de la biotecnología que hoy permite con menos dificultad la manipulación de un virus, y por otro la amenaza de desequilibrio internacional que eleva el riesgo de las armas biológicas.

Los científicos saben que la biología sintética actual hace posible recrear o reproducir el virus de la viruela que sería de muy alta peligrosidad, y no sólo por su alta letalidad —de 30%, cuatro veces más que 7% del Covid19—, sino por sus efectos secundarios como ceguera, deformaciones, etcétera.

La misma OMS recomienda tener en reserva lotes de vacunas suficientes para cubrir a población estratégica en caso de dispersión intencional del virus que la misma OMS ha aprobado su resguardo en dos laboratorios: los centros de control y prevención de enfermedades (CDC) en Atlanta, Estados Unidos, y en Koltsovo, Rusia. Pero persiste el temor de que existan muestras clandestinas en Irak o Corea del Norte. En Estados Unidos se acrecienta la idea de que China pudo haber originado desde u laboratorio la dispersión del actual virus SARS-Cov-2; ayer mismo el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, afirmó que hay una enorme cantidad de pruebas de que China ocultó información importante sobre el brote y expuso al mundo a un gran riesgo.

Son no pocos países los que tienen reservas de vacuna contra la viruela, algunos las tienen para cubrir a segmentos vitales como su ejército y focos estratégicos de gobierno.

El 30 de abril se dio a conocer que Estados Unidos decidió invertir 200 millones de dólares en comprarle a la farmacéutica danesa Bavarian Nordic 66 millones de dosis de SmallPox vaccine y así aumentar su anterior reserva de 13 millones de dosis.

El regulador sanitario estadunidense FDA también recién aprobó una nueva versión de esta vacuna, la no replicativa, que tiene menos efectos colaterales.

En el caso de México, siendo un país con mucho menos recursos que Estados Unidos, no puede darse el lujo de adquirir tal dimensión de vacunas, pero sí valdría ver nuestras opciones para estar protegidos ante la posible siguiente amenaza viral.

Es difícil poner dinero en algo que no se tiene la certeza que va a suceder, pero justo es la lógica de la prevención que siempre es menos costosa.

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.

Lee más de este autor