México hace una apuesta comercial acertada en la región de mayor dinamismo económico del mundo, el Pacífico. Nuestro país es uno de los 21 miembros que conforman el Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC, por su sigla en inglés) y uno de los cuatro integrantes de la Alianza del Pacífico con Chile, Colombia y Perú.

La reciente decisión de los cuatro gobiernos de eliminar todos los aranceles para lograr una mayor integración comercial resulta muy importante para cada país de manera individual y para la región.

La Alianza del Pacífico no sólo es ejemplo de lo que el intercambio libre y voluntario puede lograr en beneficio de los ciudadanos en los países con economías abiertas, sino que constituye un contrapeso esencial frente a la Alianza Libre Bolivariana que encabeza Venezuela con los países que han optado por el modelo del socialismo del siglo XXI.

Mucho se ha discutido el papel de liderazgo que debería de jugar México en la región. Incluso, varios presidentes en América Latina se han pronunciado en favor de que México sea un líder más dinámico frente a su principal competidor, Brasil. La oportunidad está sobre la mesa.

México puede y debe liderar y para ello debe poner el ejemplo. Mientras países como Argentina y Brasil aplican medidas proteccionistas para proteger sus industrias locales, los países que conforman esta alianza apuestan por una mayor apertura y una disminución de barreras en distintas áreas.

La Alianza del Pacífico será fundamental para recuperar el liderazgo de México en América Latina por distintas razones. Entre otros beneficios, esta integración busca eliminar los obstáculos técnicos al comercio y establecer una colaboración aduanera. También se facilitará el intercambio de servicios financieros, de telecomunicaciones y transportes.

Los presidentes de los cuatro países acordaron avanzar para lograr mayor movilidad en las inversiones. Incluso se pronunciaron en favor de un acuerdo para integrar las bolsas. Todo esto se traducirá en resultados tangibles no sólo para empresarios e inversionistas que buscan crecer en la región, sino también para los jóvenes pues se ha propuesto la creación de un fondo común de cooperación y un sistema de becas para facilitar el intercambio de estudiantes entre los cuatro países.

Los resultados de esta alianza empezarán a ser evidentes en el mediano plazo. La experiencia ha mostrado la correlación que existe entre libertad económica y prosperidad. Mirar hacia el Pacífico es una gran apuesta al futuro.

[email protected]

[email protected]_regili