En dos meses de inactividad, la minería en México registró pérdidas por un monto calculado en 4,600 millones de dólares.

Los industriales y el gobierno mexicano trabajan para salvar el año.

El punto central a superar es la iliquidez de las empresas.

Aunque el tiempo de parálisis fue menor al de otros sectores, lo cierto es que el daño ha sido cuantioso y la reactivación no sólo está costando trabajo, sino nuevos gastos, no previstos.

El reto es múltiple porque al mismo tiempo que se busca a través de todas las instituciones respaldar a las empresas para que eviten la iliquidez, también se está buscando la manera de cambiar la legislación para impulsar las inversiones en el sector.

Y por si no fuera suficiente, el gobierno, trabaja en distintos frentes para abatir la inseguridad, mejorar el clima laboral e integrar a empresas y sindicatos en la búsqueda e implementación de las respectivas soluciones.

La minería en su acepción más amplia representa el 4% del Producto Interno Bruto.

Pero su relevancia es mucho mayor considerando que la minería es fundamental para otras cadenas productivas como la automotriz por ejemplo, cuya competitividad se basa en la producción de acero y aluminio; o el farmacéutico, agroindustrial (por los fertilizantes); electrónicos, maquinaria y equipo entre otros.

Y desde el punto de vista social, su importancia es mayúscula porque es una actividad que derrama sobre el tejido social más vulnerable del país.

Las pérdidas por la parálisis económica fueron: plata, 1,400 millones de dólares; oro, casi 1,300 millones de dólares y cobre 850 millones de dólares; zinc, 276 millones de dólares, más las pérdidas no reportadas, hace un gran total de 4,600 millones de dólares.

El subsecretario de Minería de la Secretaría de Economía, Francisco Quiroga Fernández, tiene claro que la problemática del sector no puede enfrentarse unilateralmente desde el gobierno mexicano exclusivamente. Tiene que integrarse la voluntad y participación de todos los involucrados para hacer de la minería una actividad productiva sustentable en todos los órdenes, incluido en materia de inversiones y hasta el cambio del actual esquema fiscal.

El gobierno mexicano debe enfrentar al mismo tiempo la inseguridad en coordinación con la Guardia Nacional, la Defensa Nacional y la Marina Nacional.

El problema más grave hasta ahora es el de la extracción ilegal de hierro en la sierra de Colima, Michoacán y Guerrero.

Es prácticamente imposible prevenir ese delito, pero se está buscando acotarlo por la vía de los puertos de Lázaro Cárdenas y Manzanillo en donde se verifica se obtuvo lícita o ilícitamente, para evitar su comercialización.

En cuanto al aliento de la inversión se está trabajando para cambiar la ley y aplicar ordenamientos similares a los que aplican en Canadá, Australia y otros países.

La minería en México no puede generar desastres medioambientales, enfrentamientos sociales y además tienen que pagar sus impuestos.

Habrá un protocolo para que la industria que funcione mediante la autogestión, ya reconocida por la Semarnat y la Ley de Protección Industrial.

Todo esto se traducirá en una especie de Club de los Bien portados que implica que la industria demuestra que puede autoregularse y en consecuencia puede ganarse la confianza.

Se hará en términos regulatorios, ambientales, sociales y fiscales.

Con el SAT se trabaja el tema de la carga fiscal en México que es relativamente pesada en comparación con otros países y la devolución del IVA que toma más tiempo que en otros países.

Quiroga Fernández prevé un cambio general para la industria de la minería en México que llevará a hacerla sustentable en el tiempo. A ver.

Atisbos

DATOS.- El INAI ordenó a Sener, encabezada por Rocío Nahle, informar sobre el volumen mensual de energía generada por tecnología en el país, de 2017 a 2020.

La dependencia remitió al solicitante al contenido del Sistema de Información Energética, pero este sólo tiene información hasta el 2017.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.