Las fuerzas políticas firmaron el Pacto por México con el fin de establecer los acuerdos que permitirán concretar las reformas estructurales. En el 2010, un grupo de jóvenes de 22 estados convocados por el Instituto de Pensamiento Estratégico Ágora AC (IPEA), decidimos suscribir Mi pacto con México, para asumir el compromiso de vivir como ciudadanos responsables.

Ambos se lanzaron en el Castillo de Chapultepec. El primero es un acuerdo que suscriben los políticos; el segundo es un compromiso que asumimos los ciudadanos:

(1) Seré responsable en todos los ámbitos de la vida: con respecto a mi familia, a mi trabajo y a la sociedad. Estaré dispuesto a dar siempre más, no sólo lo que se espera de mí. (2) Respetaré mis derechos y cumpliré mis obligaciones. Conoceré a fondo los principios éticos y viviré acorde con un código moral propio y firme. (3) Velaré por la libertad y la defenderé asumiendo la responsabilidad de cada uno de mis actos.

(4) Seré siempre honesto, consciente de que la corrupción, propia o ajena, atenta contra mi libertad y mis derechos. (5) Influiré en la medida de mis posibilidades para que todos los mexicanos tengamos una educación de calidad, que forme y potencie la inteligencia de cada uno de nuestros niños y jóvenes. (6) Exigiré que se cumpla el primer deber de todo gobierno que es preservar la paz social y garantizar la seguridad de los ciudadanos. Haré mi parte para promover la paz en mi familia y en mi propio entorno.

(7) Dedicaré parte de mi tiempo a participar en la vida pública para contribuir al desarrollo sano y sustentable de México. (8) Lucharé para que los sistemas legislativo y judicial funcionen y favorezcan la justicia y la paz. Me comprometo a conocer a mi representante en el Congreso, a seguir su desempeño y a pedirle cuentas. (9) Defenderé la democracia y el equilibrio de poderes. Por ser los gobernantes servidores públicos en una democracia, valoraré primero cómo se gobierna y sólo después decidiré quién gobierna.

(10) Haré el bien a quienes me rodean demostrando que nada está predeterminado, que podemos dejar de ser un país pobre, inseguro y corrupto para convertirnos en una sociedad de personas libres, solidarias y responsables.

Es momento de asumir un compromiso personal con México y juntos exigir al nuevo gobierno que cumpla su parte. De nosotros depende que esos pactos se traduzcan acciones concretas y produzcan resultados tangibles.

[email protected]

?Twitter: @armando_regil