La noticia es que Petróleos Mexicanos (Pemex) y Mexicana de Lubricantes (Mexlub), luego de casi 20 años de intensas diferencias -en los que la relación societaria se convirtió en un hoyo negro-, lograron un acuerdo que al final llevará a la empresa mixta a su colocación en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Mexlub se convertirá en la primera empresa de control indirecto de Pemex que cotice en el mercado de valores mexicano.

Pemex, el socio minoritario del monopolio de distribución de lubricantes, ganará lo que debió tener desde un principio: participación en una empresa con Gobierno Corporativo y, por ende, con transparencia y la distribución de dividendos que podrían alcanzar los 200 millones de pesos. Hay que recordar que Mexlub, encabezada por Salvador Martínez, mantuvo a Pemex prácticamente de rodillas por más de tres lustros, sin rendirle cuentas y sin entregarle dividendos, por supuesto.

La historia -complicada por los intereses de terceros que magnificaron las cifras y la convirtieron prácticamente en una leyenda- es mucho menos grave de lo que se dijo y, en virtud del acuerdo alcanzado, podría convertirse en una positiva experiencia para ambas partes.

Detrás de todo el trabajo que implica este acuerdo, se registró un minucioso y complicado trabajo de arqueología financiera, realizado por un equipo de profesionales encabezado por Alma Rosa Moreno.

Pemex y su socia mayoritaria acordaron aplicar un Gobierno Corporativo en Mexlub que permita transparentar sus operaciones financieras e incluso repartir dividendos. A Pemex le tocarían 200 millones de pesos.

Para tener una dimensión de lo que significa esta cantidad, hay que recordar que la paraestatal invirtió alrededor de 500 millones de pesos originalmente.

De una relación de negocios en la que ambas partes venían perdiendo, el acuerdo alcanzado podría transformarla en una relación ganar-ganar.

En virtud de las recomendaciones del Comité de Auditoría y Evaluación del Desempeño, en la sesión ordinaria de ayer, el Consejo de Pemex Refinación instruyó a la administración de la paraestatal que realice las gestiones para el restablecimiento de la vida corporativa y comercial en Mexlub.

Y de manera contundente, establece que ello no implica ningún tipo de impunidad jurídica.

Son tres las acciones que se realizarán: el reinicio de sesiones periódicas del Consejo de Administración de Mexlub; la revisión y aprobación de los estados financieros que estén pendientes; la fijación del pago de dividendos a Pemex para recuperar capital, y la apertura del mercado de lubricantes en las estaciones de servicio. Además, se aplicará un régimen de Gobierno Corporativo que garantice los derechos de minoría de Pemex Refinación; se establecerán controles que mejoren la vigilancia, la rendición de cuentas y el desempeño de la empresa con el fin de optimizar las inversiones.

Y se constituirán comités de auditoría y de remuneraciones, presididos por un consejero independiente y Pemex Refinación designará a un Subdirector de Finanzas en Mexlub.

El tema de Mexlub ha sido muy mediático pero, en realidad, es de un tamaño muy menor respecto de la dimensión de la principal paraestatal del país.

Mexichem y Pemex, asociación inminente

Lo que está a punto de concretarse es una asociación entre Pemex y Mexichem, de Antonio del Valle.

Sería la primera asociación que podría replicarse.

Pemex y Mexichem se estarían asociando para operar el complejo petroquímico de Pajaritos. Ya están en la parte final de los detalles en torno del vehículo financiero a través del cual participará la paraestatal.

Obviamente, luego de la ingrata experiencia de Pemex Refinación con Mexlub, Pemex Petroquímica tendrá que ser sumamente cuidadoso para no repetir los errores y, por el contrario, encontrar el camino de una relación fructífera para ambas partes.

Pemex Petroquímica colocaría sobre la mesa la planta petroquímica y Mexichem realizaría una inversión que ronda los 200 millones de dólares.

Lo importante de una alianza como ésta es la integración de las cadenas productivas.

Mexichem es un conglomerado mexicano que controla empresas químicas, petroquímicas y productoras de tubos de plástico.

En los últimos años, Mexichem se internacionalizó a través de la compra de activos.

La alianza con Pemex le permitiría a Mexichem aumentar su capacidad de producción de VCM (la base de policloruro de vinilo o PVC, materia prima para la producción de envases y tuberías), a 400,000 toneladas anuales.

Hoy Mexichem produce 220,000 toneladas anuales.

CUENTOS VERAS

Que Hacienda no investiga lavado de dinero en Walmart. Todo parece indicar que el escándalo en EU en torno de la cadena minorista tiene más que ver con la escena político-electoral de ese país. Al tiempo.

Twitter: @marco_mares

[email protected]