El modelo político más exitoso del siglo XX es la Unión Europea.

Difícilmente podríamos encontrar otro modelo cuyo basamento sea el de la paz. Su misión fundacional es, precisamente, impedir que las naciones europeas regresen a los conflictos bélicos que ensombrecieron al continente en varias ocasiones a lo largo de varios siglos.

Entre las buenas noticias para este 2021 se encuentra la firma de un acuerdo renovado de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación entre México y la Unión Europea.

Es normal que nuestra atención se enfoque en el acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, hoy reconocido como T-MEC. El 80% de nuestro comercio internacional se rige a través de este acuerdo, sin embargo, el alcance del Acuerdo Global con los 27 miembros de la Unión Europea es muy superior.

El origen de las relaciones entre la Unión Europea y México, en el marco de un acuerdo internacional, data del año 1975, cuando la entonces Comunidad Económica Europea y México, firmaron un acuerdo para desarrollar su intercambio comercial.

En 1991 ambas partes dieron un importante salto en su relación al firmar el Acuerdo Marco de Cooperación, reconocido como de Tercera Generación, pero fue en 1997 cuando consolidaron el Acuerdo Global que entró en vigor en el 2000.

La Unión Europea nació para que no se volvieran a violentar los derechos humanos ni a socavar el sistema democrático. Es así que la presencia de la llamada Cláusula Democrática se encuentra presente en el Acuerdo Global con México.

Como se puede observar, no solo es el comercio el contenido principal del Acuerdo Global.

La renovación de dicho acuerdo revigoriza la relación con la Unión Europea en un momento importante donde la pandemia golpea fuertemente a todo el mundo. La cooperación es una vía importante para poder actuar juntos frente a la adversidad. y qué mejor que contar con un mecanismo tan potente como el Acuerdo Global.

“El Acuerdo Global modernizado fortalecerá y profundizará nuestro diálogo político y de cooperación, y aumentará nuestra ya sólida relación bilateral de comercio e inversión. Además, enviará una señal clara de compromiso mutuo con un sistema multilateral fuerte y efectivo basado en normas”, declararon de manera conjunta la Unión Europea y México en un comunicado el año pasado durante una de las rondas de negociación.

Después del Brexit, muchos pensaron que sería el principio del fin de la Unión Europea, por el contrario, no existió un efecto contagio, y aun en los países más euroescépticos, no existió la intención de seguir al Reino Unido en su difícil y compleja aventura.

Durante la pandemia, la Unión Europea ha demostrado al mundo que la solidaridad forma parte de su cuerpo social. Los 27 países aprobaron un paquete de subsidios y péstamos por 700,000 millones de euros. Decisión nunca antes vista si se toma en cuenta que el financiamiento se dará de manera conjunta.

Las economías más afectadas por la pandemia, España, Italia y Francia, donde el turismo es un importante motor, recibirán una parte importante de subsidios y préstamos para paliar la crisis económica.

Desde México, es importante la firma del Acuerdo Global: fortalece la estrategia de diversificación, nos reposicionamos en América Latina al ser el único país con un vínculo tan ambicioso como es el acuerdo y ganamos competitividad frente a otros modelos de integración, por ejemplo, Mercosur.