México se mantiene a la cola de la recaudación tributaria que administran los países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), y es uno de los 15 socios que no han recuperado el nivel de contribuciones que registraban previo a la crisis del 2009.

De acuerdo con estadísticas de la Organización, al cierre del año pasado la administración mexicana apenas alcanzó a recaudar el equivalente a 19.7 puntos del PIB. El dato contrasta con los 20.9 puntos que registró el Servicio de Administración Tributaria en diciembre del 2008.

Al interior de su revisión anual de las estadísticas de ingresos públicos, expertos de la OCDE evidenciaron que después de la crisis del 2009, se han mantenido en aumento los ingresos fiscales con respecto al PIB en los 29 países miembros objeto del comparativo.

Aunque la observación es también buena para México, que hace tres años arrojó ingresos tributarios equivalentes a 17.4% del PIB, resulta que es uno de los que no han podido remontar a los niveles previos de recaudación, junto con países como Bélgica, Chile, Canadá, Estonia, Hungría, Italia, Islandia, Eslovaquia, Eslovenia, España, Grecia, Nueva Zelanda, Suecia y Portugal.

La pequeña diferencia es que México no ha vivido cuatro años de recesión como Grecia, no tiene una tasa de desocupación tamaño mamut como la de España ni ha sido epicentro de una crisis bancaria como la de Portugal.

De acuerdo con las estadísticas revisadas, los 29 países observados –que fueron los que tuvieron sus bases de datos comparables a la misma fecha- recaudaron en promedio 34% del PIB. El dato se encuentra por debajo del 35.1% que en conjunto alcanzaron a recaudar los miembros en el año 2007.

Base gravable determinante

De acuerdo con el socio de la práctica de capital humano y obligaciones de KPMG, Pablo Noreña KPMG, la crisis financiera de los gobiernos de países desarrollados, orientó la aplicación de medidas impositivas para balancear sus finanzas.

Pero en el caso mexicano pese al esfuerzo que se hizo para elevar la tasa gravable del ISR en dos puntos porcentuales, de 28 a 30, no se arrojaron en el conjunto mayores ingresos pues la base tributaria sigue siendo muy pequeña.

Según sus cuentas, apenas el 20% de la Población Económicamente Activa (PEA) está registrada en alguna institución de seguridad social. El 20% restante, estima que no se encuentra en el padrón de contribuyentes aunque sí trabajan.

Los líderes

En el extremo opuesto a México, los países de la OCDE con mayores ingresos tributarios fueron Dinamarca, que registró el equivalente a 48.1% del PIB en ingresos tributarios; Suecia con 44.5% del PIB y Bélgica con una recaudación de 44 puntos del Producto.

Según la información, las oficinas tributarias que consiguieron mayores incrementos en su recaudación en el año de comparación, fueron Chile, República Checa y Alemania.

Tal como lo explicó el socio de KPMG, la OCDE advirtió que si los países miembros pretenden mantener en aumento sus ingresos tributarios, tienen que aplicarse estrategias de largo plazo para fortalecer la actividad económica y crear empleo.

Otro reto para la gestión de Enrique Peña Nieto. Elevar la base de contribuyentes ¿podrá con el reto?