El presidente Felipe Calderón solicitó al Senado de la República autorización para aumentar su aportación al Fondo Monetario Internacional (FMI), lo que implicaría -de ser aprobado por la Cámara Alta- un incremento de 145% y equivaldría a una cantidad de 14,000 millones de dólares.

Con ese aumento en su aportación al FMI -aprobado en el seno del organismo, por 168 de los 187 países, como parte de la décimo cuarta revisión de las aportaciones de las naciones adheridas-, México estaría adquiriendo el equivalente a un seguro por 40,000 millones de dólares para enfrentar una eventual contingencia derivada de la actual incertidumbre económica mundial.

México, si lo llegara a necesitar, dispondría de esos 40,000 millones de dólares adicionales a los 73,000 millones de dólares de la línea de crédito flexible que le extiende el FMI a México con vigencia de dos años, y que fue ratificada apenas en diciembre pasado.

Además, México cuenta con casi 148,000 millones de dólares en reservas internacionales.

De aprobar el Senado de la República -como parece que ocurrirá-, el aumento a la cuota del FMI, México alcanzaría un escudo anticrisis superior a los 261,000 millones de dólares, al sumar a las reservas y línea de crédito flexible los 40,000 millones de dólares a que tendría derecho de disponer en función del aumento de su aportación al organismo financiero internacional.

Decisión multilateral;

los tiempos

El aumento en las aportaciones al FMI fue aprobado en el seno del organismo el 15 de diciembre del 2010, mucho antes de que se agravara con toda la intensidad en que lo ha hecho la crisis económica en Europa, y cuando el FMI lo encabezaba Dominique Strauss-Kahn y estaba lejos de registrarse su relevo por Christine Lagarde.

Es decir, para aquellos que argumentan que el aumento en la aportación de México al FMI obedece a un interés personal del actual gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, hay que recordarles que ni se trata de una decisión unilateral, ni corresponde a los capítulos sucesorios del organismo financiero multilateral.

Tampoco tiene nada que ver con la actual discusión que se debate para un aumento adicional con el propósito de apoyar a las economías europeas en crisis.

Éste es un tema adicional que se revisa en el seno del Grupo de los 20 y que es posterior a la décimo cuarta revisión de las aportaciones convenida el 15 de diciembre del 2010, en la que la intención fue la de aumentar la representatividad de las economías emergentes: Brasil, Rusia, China e India. La revisión de la cuota es un proceso que se realiza cada cinco años y en esta ocasión se propuso un aumento de 100% en la cuota global.

Para México, éste aumento representa un incremento en divisas de más de 145% de la cuota actual que tiene nuestro país.

El monto quedaría en 8,912.7 millones de Derechos Especiales de Giro como se conoce a las cuasi divisas que sólo tienen validez para el FMI.

Esa cantidad, a diciembre del año pasado, equivalía a alrededor de 14,000 millones de dólares.

Y con ese aumento, México pasaría del lugar número 16 al 14, y su poder de voto aumentaría de 1.47 a 1.80 por ciento.

Garantía: US14 millones; escudo de US40 millones

¿De dónde saldrían los 14,000 millones de dólares que representa el aumento en la cuota al FMI?

Saldrían del saldo de las Reservas Internacionales del Banco de México.

Aunque sería una operación contable, porque físicamente el dinero no sería entregado al FMI, sino que se contabilizarían como parte del compromiso de México ante el organismo financiero.

México colocaría, por decirlo en términos sencillos, 14,000 millones de dólares en garantía en favor del FMI y a cambio podría recibir un apoyo adicional, en caso de crisis económica, por 40,000 millones de dólares.

De cara a la incertidumbre por la crisis europea, lo cierto es que México debe pertrecharse lo más que pueda para enfrentar un eventual impacto por la potencial debacle económica del viejo continente.

CUENTOS VERAS

El próximo 2 de marzo del 2012 podría marcar un parteaguas en el combate gubernamental a los productos milagro, como se conoce a aquellos que se ofrecen en el mercado como medicamentos sin tener base científica. Ese día entrarán en vigor las modificaciones al Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Publicidad. El alcance de los cambios a la legislación sanitaria no se había visto en la última década. Básicamente dispone de tres ajustes fundamentales: los medios deberán solicitar al anunciante copia certificada del registro de la Cofepris; la autoridad sanitaria podrá ordenar el retiro de pautas violatorias en 24 horas, y se incrementan las multas hasta en 400 por ciento. Hoy miércoles, el titular de la Cofepris, Mikel Arriola, se reunirá con los integrantes de la Cámara Nacional de la Industria de Perfumería y Cosméticos para comentar sobre el tema.

[email protected]

Twitter: @marco_mares