Cada minuto que pasa el mundo es diferente. Lo que antes fue puede ya no ser y lo que es hoy quizás no sea mañana. Ante los ojos de los inversionistas, la percepción sobre los países ricos ha cambiado significativamente a raíz de la crisis financiera del 2008. No es para menos, muchos de estos países atraviesan periodos económicos turbulentos.

Los países emergentes han mostrado mayor estabilidad, cuando antes eran considerados los más riesgosos. Parece indicar que los papeles se han invertido.

Cada día, la dependencia de los países emergentes a los países desarrollados es menor. A raíz de tantos y tan acelerados cambios, la clasificación de los países no sólo resulta más difícil para los inversionistas y para los directores de fondos. Basta observar el comportamiento reciente de Estados Unidos y Europa para confirmarlo.

En este escenario global marcado por la incertidumbre y los cambios impredecibles, ¿dónde queda México? El creador del término BRIC, Jim O’Neill, afirma que al parecer estamos en una nueva etapa de transición, pues si bien está disminuyendo la rentabilidad de los países BRIC, se perfilan nuevos jugadores cuyas economías están entre mercados emergentes y desarrollados. Ahí aparece México a la par de países como Corea del Sur, Turquía e Indonesia.

Ésta es una gran noticia para todos los mexicanos. ¿Por qué? Si convertimos la estabilidad en nuestra mayor ventaja podremos aprovechar una oportunidad histórica. Es evidente que las reglas del juego han cambiado y seguirán en ese camino durante los próximos años. Esta vez, nosotros podemos hacer más de lo que imaginamos.

En tiempos de coyuntura electoral, abramos bien los ojos para identificar en dónde está la opción que nos puede llevar a aprovechar este gran momento.

Apostemos a la productividad, innovación y competencia. Trabajemos para lograr una economía más flexible, respetemos el Estado de Derecho. Apostemos a una mayor participación ciudadana en todos los ámbitos de la vida pública.

Los ciudadanos, jóvenes emprendedores, pequeños, medianos y grandes empresarios, todos tenemos que hacer la parte que nos toca. México no puede mirar hacia atrás, sólo hacia adelante. El futuro se construye hoy.

[email protected]?

Twitter: @armando_regil