México será una potencia económica con sentido social, aseguró el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El presidente de México se expresó con optimismo respecto del comportamiento de la economía nacional, cuando la palabra que mejor define las expectativas de los inversionistas, de los empresarios, de los analistas, de las firmas financieras en general es: incertidumbre.

Incertidumbre, frente a las cifras oficiales del Inegi que muestran una desaceleración, que muchos consideran ya una contracción económica.

Incertidumbre, ante las cifras de generación de empleo que reflejan un desplome superior a 80 por ciento.

Hay incertidumbre respecto del rumbo económico que seguirá el gobierno de la Cuarta Transformación.

Incertidumbre, sobre lo que ocurrirá con la principal empresa estatal mexicana: Petróleos Mexicanos.

Incertidumbre, porque no se sabe si México resentirá la degradación de su nota crediticia, como consecuencia del gubernamental plan de rescate de Pemex.

Incertidumbre, que se refleja en la parálisis de la inversión privada.

Incertidumbre, porque no se está ejerciendo el gasto público.

Incertidumbre, por el acotamiento de las inversiones privadas nacionales e internacionales en el sector energético.

Incertidumbre, porque los programas sociales implican cantidades extraordinarias de recursos públicos.

Crecimiento, a la baja

Incertidumbre, porque el crecimiento para este año, la mayoría de los pronósticos comienza a coincidir en que será inferior a 1 por ciento.

Incertidumbre, porque para el 2020 la expectativa de crecimiento no llegará ni a 2 por ciento.

El jefe del Ejecutivo hizo el pronunciamiento justo cuando los 37 grupos de economistas que consulta Banco de México periódicamente redujeron su pronóstico de crecimiento del PIB de 1.32% a 1.13 por ciento.

Y cuando la agencia calificadora Standard and Poor’s recorta su expectativa de crecimiento para la economía mexicana para el cierre de este año a 1.3% desde 1.6 por ciento.

Y luego de varias semanas consecutivas en que prácticamente todos los pronósticos de las firmas financieras han sido revisados a la baja.

El no rotundo

Lo bueno es que no aparecieron los otros datos, que prometió el jefe del Ejecutivo, sobre el comportamiento de la economía.

El presidente López Obrador afirmó que no hay recesión económica y reconoció que, aunque poco, la economía está creciendo.

Reiteró su respeto a la autonomía de Banxico, el aumento en la recaudación de impuestos, el incremento en ingresos del gobierno.

Por ahora, con los indicadores negativos y pronósticos a la baja se ve cuesta arriba que México vaya en camino a convertirse en una potencia económica.

En lo que fue rotundo el presidente de la República fue en el no al fracking, la técnica hidráulica para explotar los recursos energéticos. Y el no a los transgénicos.

Entre los empresarios que asistieron al festejo del triunfo de López Obrador destacaron Carlos Slim Helú, Emilio Azcárraga Jean y Miguel Rincón, compadre del jefe del Ejecutivo.

Compra no es cosa de magia

Aunque ganó la misma empresa dominante: Iusa, de Carlos Peralta (que ha ganado en ocho de las últimas nueve licitaciones) de medidores eléctricos, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) logró un ahorro de 600 millones de pesos, cantidad que equivale a 18% menos respecto al monto destinado en el año 2018, una reducción en precios de 20%, y el desarrollo de nuevos proveedores.

Ése es en resumen el diagnóstico de la presidenta de la Comisión Antimonopolios, Alejandra Palacios, de la última licitación de medidores eléctricos o watthorímetros que realizó la CFE, que dirige Manuel Bartlett.

No defiende y mucho menos se pronuncia sobre la empresa privada que actualmente está bajo una investigación por prácticas monopólicas absolutas que realiza la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

En cambio, Palacios reconoce la voluntad y disposición de la CFE para aumentar la competencia y lograr menores precios y resalta la consulta previa a la licitación que hizo al órgano regulador.

Cofece le hizo varias recomendaciones: 1.- Que cambiara los tiempos de entrega para que los competidores distintos a la empresa dominante puedan participar; 2.- Revisar las patentes y cambiar requisitos o especificaciones compatibles o idénticos a la tecnología patentada por la empresa dominante; y, 3.- Establecer porcentajes de abastecimiento simultáneo para que el ganador no gane todo.

O sea que la Comisión Antimonopolios sigue investigando a Iusa, la CFE pidió consejo y escuchó a la Cofece y el resultado son ahorros, más competencia y condiciones incipientes que cambiarán el esquema de compras que por muchos años favorecieron a un solo proveedor.

Como bien dice Jana Palacios, las buenas compras gubernamentales no se dan por arte de magia.

ATISBOS

ADVERTENCIA.- La poderosa US Chamber emitió una declaración en la que advierte de las señales negativas a la confianza de los inversionistas que genera la decisión de CFE de solicitar un arbitraje internacional contra IEnova-Transcanada y pidió al gobierno mexicano que reconsidere su intención de llevar adelante el arbitraje internacional.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.