3% cree que el mundo va peor

El mundo está mejor de lo que creemos, y esa es la frase que con datos corroboran Hanns, Anna y Ola Rosling en su libro Factufulness. Detenerse a leerlo no sólo es una parada obligada para quien quiere un respiro en medio de tanta mala noticia, es también una excelente oportunidad para preguntarnos quién o qué origina nuestra percepción del mundo, y si ésta es la correcta.

Hanns ha hecho encuestas alrededor del mundo, y ha encontrado que no necesariamente las personas con mayor preparación o que ocupan puestos en los que tendrían que estar mejor relacionados con la estadística mundial, lo están. Uno de nuestros problemas, refiere Hanns, es el instinto humano hacia el pensamiento binario: bueno y malo, ricos y pobres, chairos y fifís, ¿nos suena? El mundo no es binario, pero explicarlo en toda su tonalidad de grises sería eterno para los medios y seguramente aburrido para su público, esta forma de comunicar abona a nuestra mala visión del mundo.

Todavía más interesante, resulta la gráfica en la que podemos ver si las personas de distintos países creen que el mundo va mejor, igual o peor. México ocupa el tercer lugar con mayor porcentaje de personas que creen que el mundo va peor, sólo abajo de Turquía y Bélgica.

Para entender que el mundo está mejor, y nuestro país también, es necesario no tomar como referencia las noticias de ayer, o las portadas de los diarios de hace cuatro meses, tampoco la información que recibimos en la sobremesa. Para entender de dónde venimos, es importante voltear a ver el mundo muchos años atrás, más de 20 sería lo ideal.

Seguramente a estas alturas pensarán que ésta optimista enfermiza quiere encontrar algo bueno en el 2019, en realidad creo que es indispensable entender qué está mejor hoy que hace 20 años, para poder ver y entender lo que sí ha funcionado.

La esperanza de vida para las mujeres en México era en el año 2000 de 74 años, en el 2016 de 77 (Inegi).

En el 2015 el porcentaje de población analfabeta mayor a los 15 años era de 5.5%, en el 2000 del 9.5, en 1980 de 25.8%(Inegi). En el 2000 por pri- mera vez un partido distinto al PRI llegó al poder. La creación del Instituto Nacional Electoral al que se ha llegado hoy, a través de sus distintas modificaciones y responsabilidades históricas, debe entenderse, por supuesto, desde las oportunidades que tiene para mejorar, pero obligadamente también, desde la lente de cómo estábamos antes. Pensar que todo pasado fue mejor es una visión nostálgica y generalmente falsa.

Hace años, entrevistando a la entonces embajadora de Finlandia en México, me comentó que los fineses y los mexicanos tenemos mucho en común, sobre todo, esa forma de creer que todo está mal. Pensé, a nosotros nos sobran razones para creer que las cosas van peor, ¿pero por qué le pasaría lo mismo a los ciudadanos con menos corrupción y uno de los mejores sistemas educativos del mundo? Es pues, naturaleza humana.La invitación es a pensar(nos) con más calma, a dudar, cuestionar, y poner las cosas en su debido lugar. Finalmente llevamos tanto tiempo diciéndonos que todo está tan mal, que sería muy fácil justificar que tenemos que destruirlo todo. No creo que nos convenga, ¿o sí?

Pamela Cerdeira

Periodista, conductora, locutora, escritora y comunicadora mexicana

Columna invitada

Periodista, conductora, locutora, escritora y comunicadora mexicana. Conduce el programa "A Todo Terreno" en MVS Radio. Ha escrito para diversas publicaciones y trabajado en distintos espacios en radio y televisión.